Medio ambiente El cuidado de los ecosistemas naturales

El buitre negro deja de ser una especie en peligro de extinción

  • Según la Consejería de Medio Ambiente, la favorable evolución de la población de estas aves en Andalucía permite rebajar el nivel de vigilancia sobre su viabilidad

Comentarios 1

El buitre negro ha reducido su nivel de amenaza en Andalucía, donde ha pasado de considerarse una especie "en peligro de extinción" a ser "vulnerable", gracias al incremento constante de la población, que ha permitido consolidar 278 parejas en el territorio de la comunidad autónoma.

El consejero andaluz de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, facilitó esta información durante su visita al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Los Villares, en Córdoba, en el que desde hace diez años se trabaja para la conservación y recuperación de esta especie.

Estas cifras han motivado la inclusión del buitre negro en el ámbito de Andalucía en una categoría menor de amenaza, según los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

De esta forma, ha pasado de ser una especie "en peligro de extinción" a ser "vulnerable", puesto que el número de adultos sexualmente maduros se ha mantenido de manera estable por encima de los 250 individuos.

El buitre negro, que llegó a extinguirse como especie nidificante en las provincias de Granada, Cádiz y Málaga, ha experimentado en los últimos nueve años una multiplicación en el número de ejemplares de sus colonias, con un crecimiento constante de un 4% anual.

Díaz Trillo explicó en este contexto que a finales del siglo pasado, el número de parejas se situaba por debajo de las 170, mientras que en la actualidad se han censado ejemplares en Huelva, Sevilla, Jaén y Córdoba.

En la Sierra Pelada de Huelva, se han censado 110 parejas en 2009, 66 en la Sierra Norte de Sevilla, 62 en la Sierra de Andújar en Jaén y 33 en la Sierra de Hornachuelos (Córdoba).

El consejero destacó especialmente el trabajo realizado desde el CREA de Los Villares, donde se mantienen dentro de un recinto específico cinco ejemplares irrecuperables para la vida en en libertad y afirmó que estos centros, que definió como "los hospitales de la naturaleza" y están gestionados por profesionales especializados, han permitido "avanzar muchísimo en la mejora de la biodiversidad" en Andalucía.

También valoró las campañas de concienciación contra el uso de venenos, que es la causa de la muerte del buitre negro en un 25% y el motivo más importante de amenaza para esta especie.

En cambio, las estrategias de concienciación ciudadana contra la utilización de venenos en el campo han permitido, en los últimos seis años, la reducción en un aproximadamente un tercio de los efectos en el medio natural, gracias a la realización de 1.400 inspecciones en las ocho provincias de Andalucía.

"En el campo tenemos que estar todos. Si nos falta una especie, el campo se muere", afirmó el consejero, que ayer inauguró en Córdoba unas jornadas sobre el problema del uso ilegal de cebos envenenados en el medio rural de la comunidad autónoma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios