Los andaluces creen que la sanidad pública es resolutiva pero lenta

  • Una encuesta del CSIC basada en 51.325 entrevistas analiza la satisfacción de los pacientes con los hospitales, centros de especialidades y centros de salud

Comentarios 38

Los andaluces creen que la sanidad pública resuelve problemas: la inmensa mayoría (el 91%) de quienes han pasado por el quirófano en un hospital de la red de la Junta lo recomendarían. Esos mismos ciudadanos, sin embargo, creen que su funcionamiento es lento para las expectativas que ponen en el sistema sanitario: más de la mitad de quienes acuden al centro de salud de su pueblo o de su barrio (el 53,2%) estima que pierde demasiado tiempo en la sala de espera. Esos dos puntos de referencia pueden servir para establecer el gradiente de satisfacción de los ciudadanos ante el servicio que reciben. Proceden de una nueva macroencuesta del Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía (IESA), del CSIC, para la Consejería de Salud, que fue presentada ayer por la titular de este departamento del Gobierno autonómico, María Jesús Montero.

Las conclusiones de la encuesta, con datos referentes a 2007, consideradas aisladamente, no son una sorpresa: refuerzan la percepción clásica que atribuye a la sanidad pública una elevada capacidad para resolver problemas complejos gracias a su potencia presupuestaria y tecnológica, a costa de incomodidades relacionadas con la hostelería, la intimidad o la lentitud burocrática. La encuesta no sorprende a nadie (confirma en líneas generales otras precedentes) pero sería un error que los responsables de la política sanitaria de la Junta -que esperan como agua de mayo estudios de este tipo porque aportan información valiosa para diseñar acciones de gobernanza- la considerasen otra más, un documento a añadir a la pila de papeles pendientes, que se mira de soslayo porque, como mucho, confirma lo que se da por sabido. Es el riesgo de estimar que lo que se ve es lo que hay. Y, sin embargo, como bien se encargó de aclararlo una vez Saint-Exupéry, lo esencial es invisible a los ojos; aunque éstos sean los de los avezados sociólogos del CSIC.

Debajo de la superficie de miles y miles de datos, la vida se mueve. En ocasiones, la realidad, simplenente, no se ve: así, hay colectivos invisibles en esta encuesta, como el de los inmigrantes. Otras veces, apenas se atisba, como la deserción silenciosa de las clases medias -las que pagan impuestos-, hacia nuevas alternativas de aseguramiento. O brilla poco, como la defensa del sistema por parte de quienes más lo necesitan. La encuesta del IESA, en la que se destacan datos que hablan de la confianza de los ciudadanos en el sistema público y de quejas en un principio menores (depende de para quién, claro), contiene respuestas de usuarios de 1.088 centros asistenciales, entre los que se cuentan todos los hospitales de la Junta, 38 centros de especialidades, 376 centros de salud y 641 consultorios de atención primaria. Información sobre más de 700 municipios: una mina, si se sabe explotar, en manos de Gobierno y oposición. A condición de que quienes ostentan esas responsabilidades se pongan a ello.

1.088

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios