Escándalo político en Málaga Un edil del PP, denunciado por violación a una concejal

Sexo, mentiras y cintas de audio en Sierra de Yeguas

  • El único pueblo que el PP gobierna en la comarca de Antequera vive dividido por las denuncias cruzadas entre el alcalde y la edil que fue su amante

Comentarios 2

Los foros de la web oficiosa de Sierra de Yeguas (3.487 habitantes) echan chispas. En www.sierradeyeguas.com, los comentarios sobre el cóctel explosivo de política y sexo que protagonizan el alcalde y la que ha sido su mano derecha, todos anónimos y algunos de mal gusto, colapsan la red. Los vecinos están divididos. Unos apoyan al regidor, Rafael Sánchez Lavado (PP), denunciado por violación; otros, a la primera teniente de alcalde, Josefa Torres, su presunta víctima. El pueblo es demasiado pequeño para que se hable de otra cosa.

El 24 de julio, Josefa Torres denunció al alcalde por siete presuntos delitos: violación consumada, amenazas, vejaciones, acoso laboral, acoso sexual, intento de violación y coacciones. Un día antes, la dirección provincial del PP había anunciado que tramitaba la expulsión de Sánchez Lavado. Tiene en su poder, señalan las fuentes, unas grabaciones de contenido "muy fuerte". La presunta violación se habría producido una tarde en el Ayuntamiento, según consta en la denuncia.

Rafalín, como se conoce al denunciado, le ha dado al PP la única Alcaldía que tiene en la comarca de Antequera, tradicionalmente de izquierdas. En las elecciones de 2003 fue el candidato más votado y se hizo con la vara de mando, pero una moción de censura promovida por PA y PSOE convirtió al andalucista Salvador Ortiz en alcalde seis meses después. Sánchez Lavado lo intentó de nuevo en 2007 y sacó mayoría absoluta. Su gestión estos 14 meses no ha sido, sin embargo, un camino de rosas y el Ayuntamiento tiene una deuda acumulada desde 1994 de un millón de euros.

El alcalde tiene un carácter fuerte y es "autoritario y poco conciliador", explica una persona cercana. Ya ha sido condenado por un delito de lesiones, en el que también se vieron involucrados sus hijos, por herir con una horca a un vecino. Ocurrió la Nochevieja de 2003, a los pocos días de que le presentaran la moción de censura, en su corralón. El alcalde alcanzó un acuerdo con la Fiscalía y fue penado con un año de cárcel sustituido por dos años de multa a seis euros diarios.

La concejal, Pepi, tiene tres hijos y no es la primera vez que acude a los tribunales para defenderse. En septiembre se celebrará un juicio de faltas por unas llamadas de teléfono que recibió en las que presuntamente era amenazada e insultada, y está pendiente de que se fije la vista por la denuncia por coacciones y amenazas que presentó contra el conserje de un colegio por unas pintadas en las que supuestamente también era insultada.

Es introvertida y algo callada y la muerte de su padre, ocurrida la noche del miércoles de forma inesperada, la ha terminado de hundir. Todo se ha precipitado y ya ha anunciado que piensa dejar su acta del concejal.

El 17 de julio, el alcalde almorzó con un mando de la Legión de Ronda para intentar cerrar un desfile militar en el pueblo. Compartieron mesa y mantel con Pepi y el ambiente era distendido. Todo explotó horas más tarde. Al parecer, Pepi llamó a una compañera de partido para decirle que "el alcalde le estaba haciendo la vida imposible y amenazaba con quitarle el sueldo". Lo achacó a que ella había decidido cortar la relación sentimental.

Una persona cercana a la teniente de alcalde de Sierra de Yeguas apunta que el partido intentó mediar en el asunto, pero sin éxito. Hubo una reunión con el alcalde en una venta el pasado día 19 en la que se le pidió que dimitiera, a cambio Pepi también lo haría. Sánchez Lavado hizo caso omiso y en un segundo encuentro, el día 22, salió diciendo que el acosado era él. Luego llegó todo lo de las grabaciones y el partido decidió expulsarle.

Lo que más se oye en Sierra de Yeguas sobre la truculenta historia es que un tema "muy, muy feo". Hay denuncias cruzadas y "se ha metido la familia por medio; y eso no es bueno". El pueblo está conmocionado, sobre todo con la muerte de Vicente Torres, y las primeras declaraciones judiciales para intentar dilucidar este asunto se han fijado para la semana que viene en un juzgado de Antequera.

Hay algo que el pueblo parece tener claro. El 51,79% de los votantes de una encuesta realizada por www.sierradeyeguas.com sobre si el alcalde debe dimitir -con 112 votos hasta ayer a última hora de la tarde- opina que sí; un 24,11% dice que no, que "está siendo víctima de complot". Un 8,04% remite "a lo que digan las pruebas" y un 6,25% aclara que "pasa del tema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios