Paralizada la declaración de la mujer del pederasta al sufrir una dolencia

  • Isabel García fue trasladada al hospital de la cárcel de Sevilla tras ser atendida en los juzgados onubenses por los servicios médicos · La juez aplaza su decisión hasta una próxima comparecencia

Comentarios 2

La decisión sobre la situación judicial de Isabel García, esposa del presunto asesino de Mari Luz Cortés, en relación con el crimen de la niña ha quedado aplazada. Pasadas las 22.00 horas de ayer, la declaración de la mujer se interrumpía de forma imprevista: Isabel García sufría un posible ataque de ansiedad o afección cardíaca justo al final del interrogatorio. Desde el interior del Palacio de Justicia se alertaba a los servicios sanitarios de emergencias y, después de una primera asistencia, la mujer fue trasladada al hospital de la prisión de Sevilla II.

Se demoraba así la decisión de la titular del Juzgado de Instrucción número 1, María José Fernández Maqueda. Fuentes judiciales confirmaron que la mujer no llegó a firmar su declaración (lo que no supondría problema ya que la Secretaría del juzgado daría fe de sus palabras) pero la acusación particular, en nombre de los padres de la niña, había solicitado para Isabel García prisión provisional por el asesinato de Mari Luz y la vistilla no pudo llegar a celebrarse. La juez tendrá que esperar a una nueva comparecencia para escuchar a las partes y tomar su decisión.

Trasladada por la Guardia Civil y esposada, la mujer del pederasta llegaba al Palacio de Justicia de Huelva, procedente del centro psiquiátrico penitenciario de Sevilla II, a las 16.45 horas, poco antes de la hora a la que había sido citada en calidad de imputada (aunque no detenida) por el crimen.

Durante más de una hora, los forenses mantuvieron una intensa entrevista con Isabel dirigida fundamentalmente a determinar su estado mental y su capacidad para prestar declaración. La mujer fue llevada ante la juez encargada de la investigación sobre las 18.30 horas aproximadamente y, después de un receso, comenzó el interrogatorio por parte de los representantes legales tanto de la familia de Mari Luz Cortés como de los hermanos Del Valle.

Después de que Isabel García fuera detenida en Cuenca junto a su marido y su cuñada (el pasado 25 de marzo), quedó en libertad. En aquel momento, la Policía Nacional no tuvo argumentos para acusarla por la desaparición y muerte de Mari Luz y la primera noche que Santiago y Rosa del Valle pasaban en la macrocárcel de Huelva, Isabel García dormía en una pensión en Sevilla. Fue detenida en la mañana del 28 de marzo para cumplir condena por quedar de brazos cruzados cuando su marido abusó sexualmente de su hija menor.

De lo que ha trascendido de su declaración, Isabel contó a la Policía que en la tarde del 13 de enero se retiró, junto a Santiago del valle, a dormir una siesta y al despertarse, Santiago no estaba. El pederasta le justificó su ausencia pero la mujer notó algo ya que "no hacía nada más que tocarse las manos", algo que hace "cuando está más nervioso de lo habitual".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios