Cándida Martínez, ex consejera de Educación

"El PP basa su campaña en la falta de respeto, ahí no me encontrará"

  • La cabeza de lista por Granada defiende su labor en el Gobierno andaluz pese a la existencia de problemas como el fracaso escolar o los casos de violencia en las aulas

Comentarios 33

-Está en un momento de transición. Acaba de dejar de ser consejera y se prepara para ser diputada, así que la primera pregunta debe referirse a su último cargo. ¿Qué balance hace de su gestión en Educación?

-No oculto que ha habido problemas, claro. El de los interinos, por ejemplo, que se solventó con la Ley de Educación de Andalucía. Sobre otros asuntos, como la violencia, hemos hecho una apuesta clarísima por la educación en valores, por intentar que los profesores tengan cada vez más reconocimiento social. Dejamos cosas importantes, como el Plan de Apertura de Centros, el Plan Mejor Escuela, el incremento notable del profesorado o los grandes acuerdos con los sindicatos.

-Cuando se publicó el Informe Pisa, que no dejaba en muy buen lugar a Andalucía, ¿pensó que esos datos eran injustos?

-No. Estar en ese informe fue una decisión de la Consejería. No todas las comunidades quisieron incorporarse. Pero queríamos tener referentes internacionales para valorar nuestra posición. El Informe Pisa nos deja en el mismo nivel que Italia, Grecia, Portugal... Lo importante, ahí, es pensar qué respuesta dábamos. Y fue la Ley de Educación de Andalucía.

-Compartirá que, mientras haya algún caso de violencia, no se podrá estar satisfecho, se hagan las leyes que se hagan.

-Sin duda. Yo me he preocupado mucho por mejorar esa situación y hemos puesto en marcha muchos proyectos, como el Plan de Cultura de Paz y No Violencia, que se lleva a cabo en más de dos mil centros. Muchas veces se pone el acento en algún acto de violencia, pero hay muchísima gente trabajando por la paz y Andalucía está siendo un referente para el resto de España en ese terreno. El otro día me decía Federico Mayor Zaragoza que en España y en Europa están poniendo de referencia el trabajo que hacemos.


-Pasamos a la transición en la que vive ahora, y que por cierto ha comenzado con polémica. La Junta Electoral Central deberá decidir sobre la denuncia del PP a cuenta de unas visitas que usted realizó a tres centros educativos, por entender que iba más como candidata que como consejera. ¿Cómo valora eso?

-No tiene ningún sentido. El PP desconoce el trabajo tan intenso que he llevado en estos años, en los que he estado muy cerca de la gente, he visitado centros y residencias escolares, me he entrevistado con padres, con profesores… Es lo que he hecho todos los días y hasta el último momento. No he hecho nada denunciable.

-¿Relaciona esa denuncia con el tono que está empleando el PP en esta precampaña? Lo digo por comentarios sobre políticos "maleados" o "adocenados" en las filas socialistas.

-Hay dos maneras de hacer campaña. Una es la del PSOE, de dar a conocer lo que hemos hecho y nuestros proyectos. Otra, la del PP, basada en la crispación y en la falta de respeto. A mí, ahí, no me van a encontrar. Lógicamente voy a criticar la opción política de los demás partidos porque no estoy de acuerdo y porque las ideas están para confrontarlas y para debatirlas, pero no voy a criticar a las personas. Yo vengo de ocho años en Educación y antes hablaba de la importancia que tiene para los jóvenes el respeto. Creo que tenemos que darles ejemplo.


-Si el PSOE sigue en el Gobierno, ¿le gustaría tener algún cargo de responsabilidad?

- Mi máxima ilusión es ser diputada, y lo digo de verdad. Es una de las responsabilidades que en democracia se pueden llevar con más orgullo, porque se representa a la ciudadanía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios