Educación concentra en 80 medidas y 5 desafíos sus compromisos para 2012

  • El plan Esfuerza se sostiene en la Ley de Educación y su memoria económica · Griñán enfoca esta iniciativa como la base para una economía sostenible y de la igualdad

La Junta firmó ayer una carta de compromiso con la comunidad educativa al presentarle el que ha venido a llamar plan Esfuerza (Esfuerzo Educativo de Andalucía); un compendio de 80 medidas que pondrá en marcha de aquí a 2012, pero que no son nada nuevo. Este paquete de actuaciones, concentrado en cinco "desafíos" -la universalización del éxito escolar, el reconocimiento al profesorado, la implicación de las familias y de la sociedad, y la orientación hacia la economía sostenible-, ya están recogidas en la Ley de Educación de Andalucía aprobada a finales de la pasada legislatura, y se vieron reforzadas a principios de año con el pacto por la Convergencia Educativa aprobado en el Parlamento andaluz por el Gobierno e IU, y ante el que PP se abstuvo. La novedad radica, por tanto, en que por vez primera se marca un horizonte temporal para su ejecución.

Para su cumplimiento no se requerirá de fuentes adicionales de financiación, ya que su sostén es la propia memoria económica de esta norma, tal y como ayer explicó en un acto celebrado en Sevilla el consejero del ramo, Francisco Álvarez de la Chica. Así, el plan tiene garantizada su viabilidad, ya que la importancia que el presidente andaluz, José Antonio Griñán, otorga a la educación ha forzado que sea intocable ante la máquina de recorte presupuestario que tiene activada por su política de austeridad.

Entre los grandes hitos que se ha marcado la Administración autonómica está la incorporación de nuevos profesores a la enseñanza pública hasta llegar a los 100.000, el segundo plan andaluz de la Formación Profesional, la modernización de la Administración educativa, la tutoría electrónica o una normativa específica de apoyo a la lectura. Esta última medida se engloba en el que es el reto más ambicioso: la lucha contra el fracaso y el abandono escolar, y en el que Griñán hizo especial hincapié en esta primera toma de contacto con el sector educativo. Focalizó los esfuerzos de todas las partes implicadas en el proceso del aprendizaje en esta dirección ya que, como insistió, hay que "romper con esta cadena que lleva a perder recursos humanos". Un capital que debe estar formado porque, según el presidente andaluz, sólo en el conocimiento está la clave para asentar un nuevo modelo económico sostenible y de igualdad de oportunidades que "dé la posibilidad de ser más competitivos y generar empleo de calidad".

A pesar de que el protagonismo en la presentación de este programa Esfuerza se lo llevaron Griñán y Álvarez de la Chica, no se pasó por alto que sus prolegómenos hay que encontrarlos en mayo de 2009, cuando la anterior consejera de Educación, y hoy de la Presidencia, Mar Moreno, ya habló de la necesidad de articular un plan en torno a cinco desafíos y veinte líneas de mejora y reforma para elevar el techo educativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios