Detenidos por vender en una tienda alimentos caducados desde 2005

  • Los dos responsables del comercio están acusados de un delito contra la salud pública · La colaboración ciudadana fue clave para que la Policía conociese el caso

Su aspecto externo no hacía presagiar nada. Un lustroso cartel y un amplio escaparate desde el que se veía el interior y que invitaba a la confianza. Pero no es oro todo lo que reluce. Dos hombres de 38 y 34 años de edad han sido detenidos porque en el negocio que regentaban tenían a la venta multitud de alimentos caducados, algunos de ellos desde 2005. La mercancía, que ha sido intervenida, fue detectada gracias a la colaboración ciudadana. La Policía remitirá un informe a Sanidad para que analice los productos y, en base a los resultados, se decidirá si se opta por el cierre definitivo del comercio.

Esta situación se conoció la tarde del miércoles, cuando un ciudadano entró en el citado comercio, ubicado en calle Mármoles, y adquirió un producto. Al fijarse en la etiqueta del mismo, se percató de que la fecha de caducidad era de 2006, por lo que reclamó a las personas que estaban al frente del negocio, un ciudadano ucraniano y otro ruso.

Sus quejas no surtieron efecto y, ante el cariz que adquiría la situación, se puso en contacto con las fuerzas de seguridad. Agentes de la Policía Nacional y de la Local se presentaron en la tienda sobre las 18.30 y se entrevistaron con los dos comerciantes.

Según informaron fuentes policiales, durante la inspección del establecimiento se dieron cuenta de que el producto adquirido por el denunciante no era el único. El establecimiento estaba repleto de bolsas de aperitivos, botes de salsa y tarros de encurtidos cuya fecha de caducidad había expirado y que, en muchos de los casos, tendrían que haber sido consumidos antes de 2005. Los alimentos se encontraban en los expositores de venta al público y guardados en el almacén. Las citadas fuentes señalaron que los agentes detuvieron a los responsables del comercio, un ciudadano ruso y otro ucraniano, acusados de un delito contra la salud pública y se intervino toda la mercancía que estaba en mal estado. Los arrestados fueron trasladados a la Comisaría Provincial, donde se prosiguió con la instrucción de las diligencias.

Los productos tenían un origen extranjero -en su mayoría de países del Este de Europa- y fueron trasladados a Sanidad, que los analizará para determinar si se aplica una sanción más dura contra el establecimiento, que ayer permanecía cerrado. Las fuentes consultadas no pudieron precisar si los alimentos se ajustaban a las normas españolas de etiquetado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios