Condenada a 18 meses una menor por incitar a otra a prostituirse en Baena

  • La chica concertó citas entre una compañera de colegio que sufre retraso mental y varios individuos de la localidad

El Juzgado de Menores ha condenado a 18 meses de libertad vigilada a una menor del municipio de Baena por un delito de favorecimiento de la prostitución, cometido al concertar citas sexuales entre una menor de la localidad que padece retraso mental y varones mayores de edad. La resolución, que ya se ha ejecutado, considera probado que en el verano del año 2004 la procesada empezó a salir con una compañera de colegio que sufría retraso mental y, aprovechándose de su carácter impulsivo e influenciable, le propuso mantener relaciones con otros hombres a cambio de que éstos le diesen una gratificación económica. De esta manera, tras muchas llamadas al teléfono móvil de un posible cliente, llegó a contactar con él y le propuso mantener relaciones con su compañera de colegio, que en aquel momento contaba 16 años.

Aunque el procesado consintió la cita en un principio, el encuentro proyectado no se llegó a consumar. La procesada, sin embargo, hizo otro intento y el día 20 de diciembre de 2004 le ofreció a otro hombre la posibilidad de relacionarse sexualmente con la chica. La joven le pidió 20 euros, que el cliente le entregó. Y, al término de la relación, le regaló un teléfono móvil a la otra muchacha. Según la sentencia, la víctima se trata de una persona "muy influenciable, catalogada médicamente como impulsiva, sugestionable y manipulable".

Tras conocerse los hechos, la Fiscalía sentó en el banquillo de los acusados a la menor de edad, mientras que los dos clientes fueron juzgados hace unas semanas por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, si bien fueron absueltos del delito de abusos sexuales del que eran acusados por el Ministerio Público.

El máximo órgano judicial de la provincia argumentó que los clientes "no pudieron advertir" ni la edad de la víctima ni su retraso mental, por lo que los absolvió. En cambio, sí condenó a seis años de prisión a otro individuo de 56 años que se aprovechó del enamoramiento que la víctima sentía por él para mantener relaciones sexuales. Aunque la resolución reconoce que hubo "consentimiento" en las numerosas citas, explica que "no es válido" debido a las "evidentes limitaciones psíquicas" de la víctima, cuya "minusvalía" no era perceptible hasta que no se la conocía bien.

Los magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial también critican el "plan propuesto y preparado" por la muchacha menor de edad, que en el procedimiento "juega el papel de un precoz celestinaje", lamenta la resolución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios