Cataluña rechaza una financiación continuista "que aceptaría Andalucía"

  • El PP acusa a Rodríguez Zapatero de tratar con "privilegios" a la Generalitat

El consejero catalán de Interior y Relaciones Institucionales, Joan Saura, aseguró ayer que la Generalitat no aceptará un sistema de financiación "continuista que podrían aceptar comunidades como Andalucía". Saura, en declaraciones a Efe, recalcó que la el Gobierno catalán rechazará un acuerdo por debajo de lo que prevé el Estatut y advirtió que "aquello que es malo para Cataluña también lo es para otras Comunidades Autónomas".

Para el consejero, la negativa del Gobierno catalán a aceptar "un mal acuerdo" de financiación, que implique poco más que una actualización del actual, podría tener como efecto que otras comunidades perjudicadas "también puedan rechazarlo". Recordó, en este sentido, que las comunidades más maltratadas con el sistema actual, y que como Cataluña sufren un déficit elevado que se refleja en las balanzas fiscales, están a la expectativa, por lo que el Gobierno catalán "no es el único" que defiende la necesidad de un nuevo modelo. "Cataluña -ha recordado el consejero y líder de los ecosocialistas ICV- tiene ahora una situación demográfica muy distinta respecto al sistema de 1999, puesto que ha aumentado mucho su población con ciudadanos de otros países, y esto hace que tenga unas necesidades superiores que deben verse plasmadas en el nuevo modelo".

Ante las exigencias de los catalanes, la vicesecretaria general de Organización del PP, Ana Mato, acusó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de estar negociando bilateralmente y con "privilegios" el nuevo modelo de financiación con Cataluña. "La negociación no se hace de manera bilateral, no hay que privilegiar a ninguna comunidad autónoma", sentenció Mato. Del mismo modo, enumeró algunas de las exigencias de su partido en esta materia, como mantener una negociación "multilateral" con las comunidades; lograr un acuerdo por unanimidad; garantizar la solidaridad para evitar desigualdades entre ciudadanos en materias básicas como la sanidad; y asegurar la corresponsabilidad fiscal.

Frente a esta postura, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, se mostró también ayer convencida de que el Gobierno y las Comunidades Autónomas van a llegar a un acuerdo sobre el nuevo modelo de financiación autonómica y que será mejor que el existente en la actualidad.

La dirigente socialista subrayó que la labor y la responsabilidad de un Gobierno es garantizar una financiación suficiente para asegurar que las políticas sociales, la sanidad y la educación, sean una realidad en las comunidades y para que todos los ciudadanos, vivan donde vivan y nazcan donde nazcan, tengan los mismos derechos. "Ése va a ser el debate, y yo estoy convencida de que llegaremos a un acuerdo que será mucho mejor que el modelo actual", declaró Pajín.

La socialista consideró lógica las distintas posiciones de los presidentes autonómicos defendiendo lo mejor para su territorio, aunque reiteró que todos, "especialmente los socialistas", comparten unos criterios comunes que tienen que ver con la suficiencia financiera para abordar los grandes retos sociales. "Y compartimos que tiene que ser un sistema solidario para garantizar que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios