SUCESOS

Cae una banda que robaba coches de lujo y los vendía en internet

  • Un total de 22 personas han sido detenidas en Madrid, Alicante y Málaga, en su mayoría de nacionalidad búlgara, aunque también hay cinco españoles y un peruano, y se han conseguido recuperar 83 vehículos robados

Comentarios 4

La Guardia Civil ha desmantelado una de las bandas más activas de Europa especializada en el robo de coches de lujo y que utilizaba anuncios en internet para ofrecerlos por encargo o para poner a la venta los vehículos sustraídos, una vez camuflados y con documentación falsa.

Según ha informado el instituto armado, en la operación "Lujo", han sido detenidos 22 personas en Madrid, Alicante y Málaga, en su mayoría de nacionalidad búlgara, aunque también hay cinco españoles y un peruano, y se han conseguido recuperar 83 vehículos robados.

Hasta el momento, los investigadores imputan a la red desmantelada al menos un centenar de robos en Cantabria, Valladolid, Palencia, Valencia, Guadalajara, Madrid, Segovia, Alicante, Asturias y Pontevedra.

Entre los arrestados se encuentra un ciudadano búlgaro, apodado por sus compinches "El Rápido", ya que era capaz de abrir y robar un coche en apenas dos o tres minutos.

La banda, que contaba con todos los avances tecnológicos para burlar las medidas de seguridad de los coches de alta gama, eran capaces de seleccionar, robar y enviar fuera de España un vehículo en una noche, lo que hacía prácticamente imposible localizar el automóvil sustraído.

La mayoría de los coches tenía como destino Italia y los países del Este de Europa, y la banda tenía especial predilección por los BMW X-5 y los Toyota Land Cruiser, de los que disponía de decenas de llaves falsas, cerraduras y centralitas electrónicas.

La banda actuaba con tres células operativas: por un lado los "ojeadores", encargados de localizar los vehículos en zonas adineradas; los autores materiales de los robos, que tenían profundos conocimientos de electrónica, y los falsificadores, que troquelaban las nuevas matrículas y emitían la documentación falsa.

La red operaba de forma muy rápida, una vez localizado un vehículo de interés, los "electrónicos" se desplazaban al lugar del estacionamiento habitual, neutralizaban los sistemas antirrobo del vehículo utilizando sofisticados medios técnicos y en pocos minutos se marchaban con el coche.

Seguidamente lo trasladaban a un lugar seguro -normalmente en un descampado aislado- donde el grupo de "falsificadores" se hacía cargo de su manipulación y "maquillaje", utilizando la documentación y número de bastidor de un vehículo de desguace.

Uno de los procedimientos más utilizados para el robo consistía en la utilización de un sistema inhibidor de señales de bolsillo que neutralizaba la señal electrónica que emite la llave cuando su propietario procede al bloqueo del sistema de seguridad del vehículo.

De esta forma conseguían hacer creer al propietario del vehículo que lo había bloqueado correctamente cuando en realidad permanecía abierto, y en unos segundos se introducían en el mismo y conseguían llevárselo.

La venta se realizaba en algunas ocasiones gracias a anuncios en internet a un precio inferior al del mercado, con un teléfono o un correo electrónico como contacto.

Cuando algún cliente, de buena fe, deseaba ver físicamente alguno de los automóviles publicitados, la organización sustraía uno de las mismas características que previamente tenía localizado.

Entre el material intervenido en la decena de registros practicados en la Comunidad de Madrid y en la provincia de Alicante, se ha hallado una troqueladora para la confección de matrículas, material electrónico para neutralizar los sistemas de alarma, dos pistolas y un rifle, pasaportes falsificados, ganzúas y decenas de llaves falsas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios