Bodegas Campos planea abrir puntos de venta en varias ciudades andaluzas

  • La firma cordobesa, dedicada al sector de la restauración, sondea varias posibilidades en Sevilla y en Granada para dar un paso importante en la expansión por la comunidad

El año que ahora arranca contará para Bodegas Campos, además de con la celebración de su centenario y de la reciente ampliación de su accionariado, con el importante paso de su expansión por Andalucía. Junto a las instalaciones con las que cuenta en la capital, según ha podido saber el Día de Córdoba, esta firma tiene la intención de cerrar en los próximos meses los acuerdos necesarios que la lleven a establecer sedes en otras capitales andaluzas, como es el caso de Sevilla y de Granada. Con los puntos de venta, Bodegas Campos contará en ambas ciudades con locales en los que se servirán almuerzos y cenas cuyo catering se elaborará en el centro logístico de producción situado en el polígono de Las Quemadas a sólo falta de dar el último toque antes de servirlo.

Hasta la fecha, Bodegas Campos ha prestado servicios más allá de las fronteras locales, y siempre ha sido en recintos privados o alquilados para la ocasión, tanto para banquetes de diversas y prestigiosas instituciones como para bodas. A partir de ahora, se contará con unos establecimientos permanentes, lo que repercutirá de forma positiva en la proyección de la marca cordobesa en Sevilla y Granada.

Las gestiones realizadas hasta el momento han consistido en sondear el terreno para ver qué recintos se ajustan a las pretensiones de Bodegas Campos. Se han seleccionado dos en las inmediaciones de Sevilla y otros tantos en Granada. A partir de este mes, una vez se constituya el nuevo consejo de administración, con la presencia de CajaSur y de Covap, y Tomás Aránguez asuma la presidencia ejecutiva de la sociedad, comenzará la negociación directa para cerrar la presencia de Bodegas Campos en cada una de estas capitales andaluzas.

Dentro del abanico de posibilidades que se plantean, las fórmulas a aplicar serán fundamentalmente dos. Una posibilidad sería que Bodegas Campos se hiciese con el arrendamiento del recinto durante un tiempo determinado, y otra que esta firma cordobesa pasase a formar parte del accionariado de la sociedad que lo gestiona.

Con esta operación, se da el primer gran paso de la expansión de esta empresa por Andalucía. Hasta ahora, su presencia se limitaba al buque insignia de la calle Lineros de Córdoba, con sus sucesivas ampliaciones, así como a la apertura en marzo de 2005 del centro logístico de producción de Las Quemadas, un recinto de 1.500 metros cuadrados en el que con una inversión de dos millones de euros se elaboran los platos que con posterioridad se sirven tanto en el restaurante, como en la taberna o los diversos catering que se realizan.

Estas instalaciones, que han descongestionado el funcionamiento del establecimiento de la calle Lineros, servirán también para atender en el futuro los servicios que se comiencen a prestar en Sevilla y en Granada. Aunque a partir de este año se hará en una sede estable en los puntos de venta que se decidan, Bodegas Campos ya cuenta con experiencia en ambas ciudades y con resultados positivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios