Tribunales

Asegura que la denuncia por allanamiento de un inquilino que debía 14 meses era "para tener casa gratis"

  • La defensa de un vecino de Bormujos acusado de entrar en una vivienda arrendada a un ciudadano español pero ocupada por dos mujeres rusas subraya que la "falsa denuncia" tenía por objeto "alargar el tema y tener vivienda gratis unos meses".

Comentarios 6

Un vecino de la localidad sevillana Bormujos negó este lunes haber allanado la vivienda de un inquilino que le debía 14 mensualidades y su abogado ha asegurado que la "falsa denuncia" tenía por objeto "alargar el tema y tener vivienda gratis durante unos meses".

En el juicio que este lunes ha comenzado ante un jurado popular, el fiscal ha mantenido su petición de 8 meses de cárcel para el acusado M.A.P. por un presunto delito de allanamiento de morada, pero la defensa ha sostenido que la denuncia de las dos mujeres rusas que ocupaban el piso es "una mentira" en la que ha destacado las contradicciones en que incurrieron.

El dueño está acusado de haber penetrado a las 3:30 horas de la madrugada de un día de octubre de 2006 en el piso que había alquilado a un español, aunque era ocupado por dos mujeres rusas, y haber revuelto los cajones, al parecer en busca de recibos de alquiler.

El acusado ha negado el allanamiento y ha asegurado que en dos ocasiones denunció a las ocupantes del piso a la Policía porque sospechaba que pudieran estar haciendo actividades ilegales, y por eso ha afirmado que "nunca se me ocurriría hacer averiguaciones por mi cuenta".

El español que había alquilado el piso, J.L.C., ha reconocido que "no pagaba bien" las mensualidades, lo que explicó porque viajaba mucho por motivo de su trabajo, y más recientemente porque está en paro, y ha asegurado que era novio de una de las rusas y que pernoctaba en el piso una media de una vez a la semana.

El abogado de la defensa ha destacado ante el jurado las contradicciones en que incurrieron las denunciantes sobre la hora en que ocurrió el allanamiento, sobre si la luz estaba encendida o apagada y si llegaron a ver la cara del asaltante.

Además, ha señalado que la esposa del acusado declaró que nunca faltó a esas horas de la madrugada de su domicilio, y "no hay ningún dato objetivo, aparte de la declaración de las dos denunciantes, pues ningún vecino oyó nada".

La defensa ha criticado además que las inquilinas han añadido hoy a su denuncia el hecho de que la hija de 8 años de una de ellas lloraba y se tapaba la cara con la almohada al presenciar el allanamiento, dato que ha atribuido a "un intento de sensibilizar al tribunal".

Al tratarse de un presunto allanamiento de morada, el caso está siendo enjuiciado por un jurado popular integrado por seis mujeres y tres hombres, que previsiblemente mañana emitirá su veredicto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios