Andalucía

Acorralan a unos policías en Málaga con barras de hierro, navajas y maderas

  • Una treintena de personas intentaron linchar a cuatro agentes, que sufrieron contusiones

Comentarios 2

Habían acudido a la barriada de La Corta, en Málaga, tras recibir el aviso de un equipo del 061 -que requería presencia policial para atender a una mujer con problemas mentales- y terminaron acorralados por una treintena de vecinos que, sin mediar palabra, aparecieron con barras de hierro, palos de madera y navajas y comenzaron, presuntamente, a agredirles. Tres policías que sufrieron lesiones leves recibieron asistencia médica. Según las fuentes consultadas, llegaron a temer por su integridad física dada la peligrosidad de los objetos que habían utilizado. También una médica resultó herida en el forcejeo con la paciente.

La intervención se saldó con un detenido, al que se le atribuye un presunto delito de atentado contra agente de la autoridad. El resto de los implicados emprendió la huida cuando acudieron otras unidades en apoyo a los efectivos para tratar de reconducir la situación.

Fue el sábado hacia las 15:30 cuando un hombre alertaba del estado de agresividad en el que se encontraba su madre, que tenía, según su versión, un cuchillo en la mano y había amenazado a los vecinos en calle Orfeo. Una patrulla de la Policía Local se personó en el lugar para comprobar los hechos junto con un médico. Dada la situación en que la mujer se encontraba, decidieron trasladarla en una ambulancia a un hospital. Fue entonces cuando, supuestamente, el hijo comenzó a increpar a los sanitarios. Irrumpieron entonces unas 35 personas con barras de hierro, palos de madera y navajas. Los agentes llegaron a oír cómo decían: "a por ellos" y, al verse acorralados, pedieron refuerzos. Uno de los efectivos que intentaba calmar al resto se vio rodeado por una decena de vecinos que le empujaban. El hijo de la paciente entró en escena y propinó, presuntamente, un puñetazo en la espalda y otro en la boca al policía, al que siguieron agrediéndole un nutrido grupo de personas. Otros dos efectivos fueron atacados por una multitud de en torno a 30 vecinos, y trataron de defenderse.

Cuando uno de los agentes estaba a punto de ser golpeado con una barra de hierro acudió una pareja de policías para apoyarle y estos evitaron la agresión. Los implicados arrojaron las armas que llevaban y salieron corriendo. Aunque los efectivos realizaron una batida, no pudieron localizar a los autores del incidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios