Los médicos dudan de la utilidad de la pesquisa por los fallecimientos en el Doce de Octubre

  • La relación causal de las muertes en UCI con agentes infecciosos comunes es difícil de probar

"Un despropósito". Así calificaba ayer Santiago Moreo, jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal la apertura de diligencias por parte de la Fiscalía para aclarar si la muerte de 18 pacientes en la UCI de otro hospital madrileño, el Doce de Octubre, se debió a un brote bacteriano. Moreno se expresó de este modo a título personal, pero sin quitar ni una coma y en una rueda de prensa de expertos en microbiología que comentaron el asunto.

"Es poco probable que esta bacteria pueda ser la causante exclusiva de la muerte de un paciente muy grave", destacó el jefe de la Sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Macarena de Sevilla y experto en infecciones hospitalarias, Jesús Rodríguez Baño, durante la presentación a los medios de comunicación del XIII Congreso sobre este tipo de patologías, que se celebra en Madrid hasta mañana. Se da la circunstancia de que la primera información relativa a estas muertes fue reflejada el domindo por un diario de Madrid, en un contexto de enfrentamiento político con el actual Gobierno de esa comunidad autónoma, responsable de la gestión del centro sanitario donde, como en cualquier hospital español, se ha detectado la presencia de esa bacteria.

A juicio de Rodríguez Baño, es difícil establecer la relación causa efecto de este patógeno con la muerte de un paciente que padezca un cuadro clínico muy complicado. Rodríguez Baño explicó que la bacteria en cuestión, Acinetobacter baumannii, es una "vieja conocida" para los microbiólogos, no es especialmente virulenta y es capaz de vivir en los soportes propios de las UCI, como las sondas o los catéteres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios