Detenidas 50 personas en Italia en una redada contra la Mafia

  • Los arrestados están acusados de haber creado una red entre dos clanes mafiosos para hacerse con contratas de la construcción y controlar el narcotráfico.

Las investigaciones, que comenzaron en la región de Umbría (centro) y se extendieron hasta la de Calabria, han permitido revelar cómo las dos organizaciones criminales cooperaban para hacerse con la construcción de centrales hidroeléctricas e infraestructuras turísticas en el sur del país.

Según la fiscalía de Perugia (Umbria), se había creado una alianza entre el clan camorrista de los "Casalesi" y la familia de la mafia calabresa (Ndrangheta) de los Morabito-Palamara-Bruzzaniti.

Entre los detenidos se encuentra Pasquale Tripodi, consejero regional de Turismo de la región de Calabria y exponente del partido Unión de Demócratas para Europa (Udeur), que justo ayer había sido expulsado de su cargo, debido a que su formación ha abandonado la coalición de centroizquierda con la que fue elegido.

Tripodi está acusado de reciclaje de dinero procedente del tráfico de droga, que después se invertía en la construcción de un gran complejo turístico en la localidad Brancaleone, en Reggio Calabria.

Entre los detenidos también están el teniente alcalde de Brancaleone, Gentile Scaramuzzino, y el alcalde de Staiti, otra localidad calabresa, Vincenzo Ielo.

Las detenciones se han producido en varias ciudades italianos y las acusaciones van desde asociación criminal, tráfico de automóviles robados y extorsión, entre otras imputaciones.

El general Giampaolo Ganzer, comandante de la sección de los Carabineros que efectuaron la operación, explicó que la alianza consistía en que la Ndrangheta se ocupaba del sector de la construcción y la Camorra controlaba el tráfico de drogas.

Los grupos criminales se hicieron con el control de algunas empresas de Perugia, las que estaban en crisis o a base de extorsiones, para presentarlas después en los concursos públicos.

El frecuente nexo entre mafia y política en el sur de Italia ha llevado al ministro del Interior del gobierno dimisionario, Giuliano Amato, a pedir a los partidos "criterios rigurosos" para la elección de sus representantes de cara a las próximas elecciones administrativas de abril que se celebrarán en algunas de las provincias y regiones sureñas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios