El futuro de las hermandades se gesta en las aulas

  • Corporaciones como El Caído, Las Aguas o el Despojado estrechan relaciones con los colegios y llevan a cabo actividades enfocadas especialmente a los alumnos

Comentarios 6

Las cofradías son entidades que han sobrevivido generación tras generación. Y los pequeños de hoy están llamados a ser los futuros responsables de las hermandades. Atendiendo a estas premisas, algunas corporaciones de la ciudad vienen estrechando los lazos de unión con los centros educativos en los que tienen su sede canónica o a los que están vinculado de una u otra manera. Y las acciones encasilladas en este apartado crecen cada año, debido a los buenos resultados que arrojan.

Tres de las hermandades que más a fondo están adentrándose en esta línea de trabajo son las del Caído, Despojado y Las Aguas. Aunque no son las únicas, ya que también habría que sumar otras como Sagrada Cena, que en los últimos años ha desarrollado exposiciones en los colegios San Vicente de Paúl y Argantonio.

Las Aguas y El Caído van casi de la mano, ya que ambas corporaciones tienen el título de marianistas. En esta Cuaresma, sus dos hermanos mayores mantuvieron un encuentro con alumnos de quinto y sexto curso de Primaria del colegio de San Felipe Neri para hablar de las hermandades y someterse a las preguntas de los más pequeños. Además, la pasada semana habilitaron unas zonas en el interior del centro para ampliar la información y para fomentar que los alumnos procesionan con estas hermandades. Y a ello se suma la exposición cofrade que organizó Las Aguas hace unas semanas en la iglesia del Pilar.

En ambos casos, los resultados son más que satisfactorios. En El Caído, esta campaña se va a traducir en unos 30 ó 35 penitentes más en el cortejo; y en Las Aguas asegura el hermano mayor, José Manuel Silva, que se ha superado las cuarenta nuevas altas de hermanos, todas ellas de escolares de San Felipe Neri.

El hermano mayor del Caído, Pedro Pablo Reynoso, destaca la vinculación de los cofrades del Martes Santo con el colegio y añade que siempre que el colegio lo solicita la cofradía colabora en cualquier actividad. "Estar en un colegio siempre es sumar para la cofradía, tanto por los niños como por los padres de ellos", asegura Reynoso, que destaca también el hecho de que el reparto de túnicas de este año -que comenzó ayer- se esté llevando a cabo en San Felipe Neri (debido al mal estado de la capilla de la hermandad).

Por su parte, José Manuel Silva comenta que todas estas acciones "son maneras de que los alumnos se acerquen a la hermandad" y que en Las Aguas llevaban queriendo desarrollar este proyecto desde hace años. "Sabíamos que el futuro de la hermandad estaba en el colegio, independientemente de lo que después ha pasado con el Oratorio. Venir aquí ha sido la vida para la hermandad", comenta Silva, que destaca la afluencia de público a los cultos internos y que confía en que la hermandad se mantenga en San Felipe Neri.

Otro claro exponente de la vinculación cofradía-colegio es la del Despojado en Salesianos. Allí las actividades son múltiples y año a año siguen creciendo. Sirvan como ejemplos de esto la campaña que ha realizado la cofradía aula por aula explicando las actividades y proyectos que se acometen, o el besapié del Señor que se va a hacer el jueves día 14 exclusivamente para los alumnos de Salesianos. O una visita que realizarán esta semana escolares de diferentes centros de la ciudad para conocer más a fondo lo que es el Despojado. Todo para acercar a los pequeños a la hermandad. "El colegio ha sido fundamental. Creo que es el sitio ideal para una cofradía, porque además se va creando un vínculo con la hermandad desde pequeño", comenta el hermano mayor del Despojado, Luis Manuel Rivero, que destaca también la "buena compenetración" entre colegio y hermandad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios