Las obras del mercado de San Antonio hacen un paréntesis por Navidades

  • Aunque faltan algunos flecos y reformar los puestos de carne, a mitad de mes las fruterías y pescaderías volverán a su ubicación en la planta baja · Los trabajos se retomarán en febrero, como muy pronto

Cuando todo apuntaba a que el mercado de San Antonio estrenaría nueva imagen en el año nuevo, una ampliación del proyecto original de rehabilitación integral va a originar un nuevo retraso en la fecha del final de las obras.

Tras muchas conversaciones entre los detallistas y el delegado municipal de Mercados, Francisco José Romero, ambas partes han considerado conveniente reformar también los puestos de carne, que no se han movido de la planta baja durante toda la actuación porque, en principio, se iban a quedar como estaban o los propios dueños se iban a encargar de mejorarlos.

Así, estos días se trabaja desde el Ayuntamiento en un proyecto complementario. El gran inconveniente que se plantea ahora es buscar la correspondiente consignación presupuestaria aparte de los 170.000 euros que se han liberado últimamente procedentes de las arcas municipales para sufragar la tercera y entonces última fase de reforma.

Del proyecto primitivo de rehabilitación sólo quedaban por acometer algunos flecos; en concreto, el arreglo de la puerta principal así como el traslado de los aseos al lugar donde actualmente se ubica la cámara frigorífica del pescado. Pero el pasado fin de semana se suspendieron los trabajos, a falta de estos pocos detalles, porque ya se sabe que la actuación aún se prolongará unos cuantos meses más y no podrá estar lista completamente a principios del próximo año.

Por esta razón y coincidiendo con las fiestas navideñas, los detallistas de los puestos de fruta y pescado -hasta ahora en la planta alta- se trasladarán al piso de abajo a mediados de este mismo mes, es decir, la semana que viene o como muy tarde la siguiente. Pueden hacerlo ya que sus puestos, a falta de que llegue el mobiliario y otro equipamiento, están ya habilitados.

Durante la Navidad, por tanto, todos los comerciantes convivirán en la primera planta. Pero, a mitad de enero, de nuevo está prevista otra mudanza, esta vez de los carniceros a la planta superior. Este traslado resulta de nuevo necesario a fin de poder realizarse el arreglo de sus puestos.

No hay plazo de ejecución establecido todavía para las obras complementarias que restan en la planta baja, que se llevarán a cabo simultáneamente a los detalles que faltan de la iniciativa original. Pero comienzan a sonar ya dos o tres meses más como añadido mínimo. Así que, al plazo anunciado de principios de 2008 en que se preveía que el mercado iba a estar totalmente listo, habrá que sumar el nuevo, por lo que se alcanza ya mediados de año como poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios