El gobierno local se replantea otros usos para desbloquear la casa Lazaga

  • Rescata, entre otras posibilidades, la idea inicial del hotel-escuela

  • Antes acometerá obras de urgencia para afianzar y consolidar el inumeble

Fachada de la casa Lazaga, acordonada por los bomberos tras el incidente del fin de semana. Fachada de la casa Lazaga, acordonada por los bomberos tras el incidente del fin de semana.

Fachada de la casa Lazaga, acordonada por los bomberos tras el incidente del fin de semana. / román ríos

El gobierno municipal quiere dar una solución definitiva al problema de la casa Lazaga y a su preocupante deterioro ahora que ha conseguido al fin rescindir el contrato con la adjudicataria de las obras que se iniciaron en 2015 para quedar paradas tan solo un par de meses después.

Lo primero que planea es intervenir -lo más rápido que administrativamente sea posible- para completar los trabajos de consolidación iniciados y asegurar la estanqueidad del histórico inmueble para evitar el daño que ocasionan las lluvias a la espera de su rehabilitación.

La premisa es atraer la inversión privada y generar actividad económica en el centro

Se trata de adoptar las medidas necesarias para garantizar la correcta conservación de la finca y su seguridad. Eso implica, por ejemplo, actuar en las cubiertas para acabar con las filtraciones pero también retirar las cristaleras y asegurar ventanales para impedir incidentes como el acaecido el pasado fin de semana, en el que los bomberos tuvieron que acordonar la calle Real ante la caída de varios cristales de la fachada que provocó el fuerte viento. El objetivo es contener su deterioro y dejar este inmueble municipal en condiciones mientras no se resuelve su futuro y se acomete su esperada rehabilitación.

Es la preocupación inmediata del Ayuntamiento. Pero el equipo de gobierno no pretende quedarse ahí. Quiere dar salida de una vez al penoso -y engorroso- bloqueo que lastra la casa Lazaga desde que hace 16 años el Ayuntamiento adquiriera el inmueble. Y para ello tiene dos premisas fundamentales: una, que su futuro uso tiene que estar ligado necesariamente a la generación de actividad económica, a la creación de empleo y a la dinamización de la calle Real y del centro de la ciudad; y otra, que el proyecto de rehabilitación debe entonces atraer necesariamente a la iniciativa privada.

Así lo ha explicado la alcaldesa, Patricia Cavada, en declaraciones realizadas a este periódico. Este doble criterio supone dejar a un lado la idea de que el Ayuntamiento asuma en solitario y por sus propios medios una rehabilitación que de entrada se ha cifrado en seis millones de euros -para hacerse una idea sería el total destinado a inversiones de los presupuestos- con la intención de dar cabida a un nuevo equipamiento municipal (como, por ejemplo, proponía el PP con el Museo Camarón en este emplazamiento). Y eso lleva al Ayuntamiento a rescatar la vieja idea del hotel-escuela -o incluso del hotel a secas- como uso idóneo para Lazaga. De hecho, el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH) sigue contemplándolo así.

La casa Lazaga, de hecho, estuvo a punto de convertirse en un hotel-escuela. En el año 2008 el Ayuntamiento tenía incluso redactado el pliego de condiciones para licitar la actuación. Y había varios inversores interesados en el proyecto. Todo, sin embargo, se truncó porque el uso que estaba previsto para este inmueble se limitaba a equipamiento y había informes técnicos que advertían de que un hotel-escuela no entra, precisamente, en esa categoría.

Ese problema, por cierto, sigue estando presente. Así que los planes del equipo de gobierno pasan por abrir la puerta a más usos para la casa Lazaga: el del hotel-escuela y también otros. Porque no se quiere tampoco dejar fuera otras posibles actividades económicas que tuvieran encaje en la histórica finca y que pudieran desbloquear su complicada situación.

Para ello, claro, habría que empezar acometiendo una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y del Plan Especial del Casco Histórico (PEPRICH) que permitiera estos otros usos y que favoreciera la entrada de inversores privados. Es lo que baraja el gobierno municipal. Sería el primer paso del proceso y los trámites durarían al menos un año y medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios