El tranvía traerá el enlace con la autovía de Cádiz y un parking en La Magdalena

  • Obras Públicas impulsa los trabajos complementarios exigidos por el Ayuntamiento para aceptar el proyecto · La Junta prevé licitar la nueva conexión con la CA-33 y el aparcamiento disuasorio este año

500

El comienzo de las obras del tranvía este año coincidirá con la licitación de las actuaciones complementarias que el Ayuntamiento reclamaba a la Consejería de Obras Públicas y Transportes para dar su visto bueno a este proyecto que transformará su arteria principal, la calle Real: la conexión de la CA-33 con la avenida Constitución y la construcción de un aparcamiento disuasorio en la zona de la Venta de Vargas para favorecer la peatonalización del centro de la ciudad.

La apertura de una vía alternativa al tráfico rodado que confluye en el nudo de La Ardila -que también cambiará sustancialmente con la implantación de este nuevo medio de transporte y, sobre todo, con la estructura de conexión con la vía férrea, que ahora se está ejecutando en la zona- resultará más que necesaria una vez que el tranvía se ponga en marcha.

El acceso desviará el grueso de la circulación que a diario confluye en la rotonda de la fuente Tusquets a otras vías rápidas de la ciudad, lo que favorecerá la semipeatonalización de la calle Real. De ahí el interés municipal en incluir en la actuación el enlace entre la autovía de Cádiz y la avenida Constitución por la trasera del viejo acuartelamiento de Janer, un acceso que se considera también como la última fase de la Ronda de Estero ya que enlazará directamente con esta vía urbana de cuatro carriles que cruza toda la zona sureste hasta la salida de la ciudad por La Magdalena y el puente Zuazo.

El nuevo enlace con la CA-33 tendrá una longitud aproximada de 500 metros y, concretamente, discurrirá entre la primera rotonda de la carretera de acceso a la playa de Camposoto y la autovía de Cádiz, lindando con la parcela sobre la que se acaba de construir el nuevo parque de bomberos.

La Junta encargó la redacción de este proyecto a la empresa Ghesa en marzo de 2007 por importe de 116.250 euros. Con un plazo de ejecución de un año, el proyecto fue entregado recientemente a la Delegación Provincial de Obras Públicas que, según ha podido saber este periódico, ultima ahora los trámites para licitar esta actuación en el próximo otoño, lo que coincidiría con las obras de los primeros tramos del tranvía en la calle Real y permitiría también que dicha conexión comenzará a ejecutarse el próximo año.

En la misma situación se encuentra la otra actuación complementaria que el Ayuntamiento reclamó como condición necesaria para aceptar las obras del tranvía por la calle Real . Se trata de la construcción de un aparcamiento disuasorio en el entorno del conocido establecimiento hostelero de la Venta de Vargas.

Debido a lo complejo que resultaba la idea inicial -que planteaba la adecuación de dicho aparcamiento en la misma rotonda de la Venta de Vargas- se ha optado finalmente por construir este equipamiento en el cercano entorno de La Magdalena.

Allí se abordará la construcción un aparcamiento subterráneo con plazas de rotación pero también para residentes que seguirá el modelo que el Ayuntamiento está implantando en otras zonas de la ciudad. El objetivo de esta actuación es hacer viable la peatonalización del tramo más céntrico de la calle Real y ofrecer un lugar donde estacionar a los usuarios que se desplacen hasta el centro en automóvil.

La redacción de este proyecto también fue encargada hace un año por la Consejería de Obras Públicas por importe de 154.200 euros poco después de que el Ayuntamiento diera el sí definitivo a las obras del tranvía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios