Los transportistas, indignados por el cese de las ayudas para el vertedero

  • Diputación ha comunicado a Aresur que no pagará más la bonificación del 50 por ciento que venía aportando para las tasas · Los afectados preparan una marcha con sus camiones si no hay vuelta atrás

La Asociación de Transportistas Ligeros de la ciudad (Astralip) se encuentra en pie de guerra tras haber tenido conocimiento ayer mismo de que a partir de ahora, la Diputación Provincial no seguirá haciéndose cargo de la subvención del cincuenta por ciento del importe de las tasas por el depósito de escombros en el vertedero de Aresur, el gestor autorizado para la ciudad y ubicado en la Sierra de San Cristóbal. Esta ayuda se venía recibiendo desde el año 2001 con el objetivo de concienciar a los pequeños transportistas de llevar los escombros de obras de pequeño calibre a un vertedero autorizado, para intentar acabar así con el depósito incontrolado de residuos.

Responsables de la empresa Aresur, filial de Verinsur, se pusieron ayer en contacto con los transportistas para comunicarles que desde ayer mismo dicha subvención quedaba suspendida por decisión de la Diputación Provincial. La noticia cayó como un jarro de agua fría en la entidad, que precisamente estaba a la espera de todo lo contrario, es decir, de la formalización de un convenio más firme con la institución provincial que garantizara el cobro de esta subvención por periodos de tres años.

Los integrantes de Astralip se pusieron en contacto ayer, nada más conocer la decisión, con los distintos grupos políticos así como con el concejal de Medio Ambiente, Ignacio Colón, para pedir su mediación en este asunto, ya que como recordaron el Ayuntamiento se había comprometido mediante un acuerdo plenario a negociar la formalización de esta ayuda con la institución provincial.

El edil de Medio Ambiente tenía ayer intención de ponerse en contacto tanto con la empresa del vertedero, Aresur, como con la Diputación para tratar de solucionar este asunto. Y es que, como explican los transportistas, esta situación puede suponer un serio revés económico para muchos de estos profesionales, que tienen ya comprometidos portes con pequeñas obras (algunas de ellas para varios meses) a un precio determinado que incluye la subvención del 50 por ciento de las tasas, cuando ahora según la decisión comunicada por Diputación tendrán que abonar las tasas completas al vertedero.

Los integrantes de Astralip mantuvieron ayer una reunión a última hora de la tarde para acordar movilizaciones, ya que consideran que esta decisión del organismo provincial que se les ha hecho llegar sin previo aviso puede causarles graves perjuicios. Los afectados, cerca de medio centenar de transportistas, preparan una marcha con sus camiones para el próximo lunes, no se sabe aún si hacia el Ayuntamiento, hacia la planta de Aresur o hacia Diputación, si no hay un cambio en la decisión.

Ayer mismo los camiones que acudieron a la planta de Aresur tuvieron que pagar ya las tasas completas, que vienen a suponer unos 40 euros por cuba mientras que en el vecino municipio de Jerez el punto limpio autorizado tiene un coste de 3 euros por cuba depositada. Los transportistas portuenses, sin embargo, no pueden acudir a la planta de Jerez sino que obligatoriamente tienen que llevar sus vertidos a la planta de Aresur, que es la que tiene la concesión en la ciudad.

Esta situación viene a sumarse a la falta de trabajo en el sector que está suponiendo la paralización del PGOU y el mayor control de las obras ilegales, lo que está paralizando el sector de la construcción a pequeña escala. Los transportistas aseguran que no se van a conformar con esta situación y anuncian "guerra" si no se les da una respuesta a lo largo de la jornada de hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios