El temporal elimina una gran franja de arena de La Barrosa

  • Una gran roca situada debajo de Torre Bermeja desaparece a consecuencia del fuerte oleaje y las altas mareas, que ha dejado la playa repleta de piedras

El aspecto que presenta actualmente la playa de La Barrosa es desalentador a causa de la gran cantidad de arena que se ha perdido a causa del constante e intenso temporal de lluvia y viento que ha azotado la costa durante prácticamente todas las navidades.

El fuerte oleaje y las altas mareas han contribuido a que la playa se convierta en una explanada repleta de piedras y rocas que han aflorado al desaparecer el manto de arena que las cubrían. Del mismo modo, se puede apreciar grandes escalones de tierra que refleja la importante eliminación de arena que ha sufrido la playa de La Barrosa. Cabe recordar que esta franja del litoral fue regenerada con toneladas de arena durante el pasado verano, una actuación que tendrá que repetirse inevitablemente antes de que comience la próxima temporada estival.

Algunos hosteleros ubicados en el paseo marítimo comentaron que el aspecto descarnado que presenta la playa no es el idóneo para la buena marcha de sus negocios ni para atraer a los visitantes y chiclaneros que visitan la playa en época invernal, sobre todo los fines de semana soleados.

El fuerte temporal también ha dejado una estampa inusual en la playa de La Barrosa al desaparecer una gran roca que se encontraba justo debajo de la Torre Bermeja. Esta inmensa roca parece haber sido arrancada de cuajo ante los violentos golpes de mar a la que ha sido sometida durante todos estos pasados días de potente oleaje. Además, la supresión de arena ha sacado a la luz una pasarela de piedra que, algunos hosteleros de la zona, atribuyen a la construcción que se hizo en su día para bajada desde el antiguo restaurante El Azor hasta la playa.

En líneas generales, la zona costera que más daño viene padecido con motivo del temporal es la playa de La Barrosa, desde la primera hasta la segunda pista, si bien otros tramos del litoral chiclanero también sufren los embates del mar. Así, en la playa de Sancti Petri se ha producido pérdida de arena y algún que otro desperfecto, aunque La Barrosa se lleva la palma en este sentido. Con todo ello, es previsible que el Ayuntamiento evalúe los daños una vez que cedan las precipitaciones.

Por otro lado, desde principios de y hasta el pasado día 22, cayeron en Chiclana 286,20 litros por metro cuadrado de agua de lluvia, una cantidad que significa más de la mitad de la media anual de los últimos años. Los datos han sido recogidos por la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) situada en El Torno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios