La sentencia del parricida de Ubrique "ha hecho justicia", dice la familia de las víctimas

  • Dice que sentará jurisprudencia por su elevada pena y por condenarlo a un destierro de 32 años

El portavoz de la familia materna de los hermanos muertos, ayer, junto a los abogados de la acusación particular y popular, y la alcaldesa de Ubrique. El portavoz de la familia materna de los hermanos muertos, ayer, junto a los abogados de la acusación particular y popular, y la alcaldesa de Ubrique.

El portavoz de la familia materna de los hermanos muertos, ayer, junto a los abogados de la acusación particular y popular, y la alcaldesa de Ubrique. / d.c.

"Nuestro único afán en todo este tiempo era conseguir justicia para Laura y Juan Pablo y creemos que la hemos tenido". Fueron las palabras que ayer pronunció Estanislao Naranjo, el abogado de la familia materna de los hermanos ubriqueños, que fueron asesinados por su padre, Juan Márquez Fabero, en octubre de 2014. A su lado se sentaba el tío materno de los niños, Diógenes Gago, que quiso valorar la sentencia del Tribunal Supremo, que ha elevado de 35 años y medio a 40 años y medio de prisión la condena al parricida de Ubrique.

En principio Juan Márquez fue condenado por un tribunal con jurado a 45 años y medio de prisión. Después el TSJA modificó la sentencia y rebajó la pena a 35 años y medio de prisión. Y finalmente el Supremo la eleva hasta los 40 años y medio. "Estamos satisfechos. Se creará precedente en la jurisprudencia porque se trata de una de las penas más altas de España", señaló el tío de Laura, que tenía 19 años y Juan Pablo, 16 años, cuando perdieron la vida en su domicilio familiar a manos de su padre. Gago quiso ayer agradecer el apoyo del Ayuntamiento de Ubrique, que se ha personado en este proceso como acusación popular.

De hecho, ambas acusaciones, la particular y la popular, destacaron el logro de haber conseguido ambas líneas de defensa que el Tribunal Supremo condene al parricida a una pena de destierro de Ubrique de 32 años. "Entendíamos, y así lo ha reconocido el Tribunal con buen criterio, que este individuo no puede venir ni residir en la localidad ante el terror de esos hechos, que han herido a todo un pueblo", apuntó Jorge Cotrino, abogado de la acusación popular, quien también compareció en rueda de prensa junto a la familia y la alcaldesa de Ubrique, Isabel Gómez.

La sentencia del Supremo impone al parricida 25 años de prisión por el asesinato de Laura, con alevosía y ensañamiento y la agravante de parentesco. Y otros 15 años de prisión por el homicidio de su hijo, con las agravantes de parentesco y abuso de superioridad. Además de los 32 años de destierro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios