La provincia sigue hoy en alerta

  • Las fuertes rachas de viento originan numerosas incidencias, en su mayoría en Jerez, donde el temporal obliga a cerrar parques y el Zoo

  • La AEMET prevé activar el aviso naranja

Las fuertes rachas de viento registradas ayer en la provincia de Cádiz originaron en apenas cuatro horas 34 incidencias, la mayoría de ellas en Jerez, por desprendimientos y caídas de ramas, árboles, tejas, desplazamiento de mobiliario urbano o del cableado eléctrico. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé activar hoy el aviso naranja por viento entre las 00.00 horas del jueves y las 00.00 horas del viernes en la campiña, en Grazalema y en el litoral gaditano, donde se esperan intervalos de 90 kilómetros por hora, así como en el Estrecho, zona en la que se estiman rachas de 100 kilómetros por hora.

En Jerez, el fuerte viento del sureste se convirtió en protagonista durante toda la jornada de ayer, dejando a lo largo y ancho de la ciudad múltiples incidencias, aunque ninguna de extrema gravedad. Los más relevantes tuvieron que ver con caídas de ramas de árboles, chapas de naves y desprendimientos de inmuebles abandonados.

Desprendimientos de ramas y ningún herido en El Puerto, Sanlúcar y Puerto Real

Por esta razón, el Ayuntamiento tuvo que poner en marcha un plan preventivo que afectó a la mayoría de parques de la ciudad, que fueron cerrados, e incluso a las instalaciones deportivas. También fue cerrado al público el Zoobotánico debido a la caída de algunas palmas de palmera de la zona botánica. Había dos visitas de colegios concertadas que fueron aplazadas. El zoo será reabierto en cuanto las condiciones meteorológicas mejoren y no entrañen riesgo en la seguridad de los transeúntes.

Bomberos, Policía Local y Protección Civil tuvieron una jornada intensa y movida, con salidas constantes. Entre las más llamativas destacó la caída de una palmera en la plaza del Progreso que afortunadamente sólo quedó en eso. "La palmera se ha quedado a un metro y medio de una mujer que estaba en la terraza del bar", explicaba ayer uno de los empleados del bar Progreso, situado en la misma plaza.

El suceso ocurrió a eso de las doce y media, cuando la palmera se rompió de cuajo por la parte superior y cayó la copa a pocos metros de una persona que en ese momento se encontraba sentada en la terraza del Bar Camachuelo. "Menos mal que esto no ha ocurrido la semana pasada, que esto estaba lleno de niños, si no hubiese pasado una desgracia", señaló otro de los camareros de la zona.

Tampoco se libraron del fuerte viento algunos centros educativos. Las situaciones más destacables se dieron en el IES Fernando Quiñones donde el techo del porche de entrada a las aulas prefabricadas salió volando por la mañana, una circunstancia que obligó, por precaución, a realojar a algunos de los alumnos al edificio próximo. Ya por la tarde se procedió a la retirada de los mismos. También fue importante la caída de una rama de grandes proporciones en el patio del colegio José María Pemán. Tras el incidente, operarios de Medio Ambiente acordonaron el patio para retirar el árbol. Las intervenciones se produjeron también en el colegio María Auxiliadora.

Desde el 112 advierten que para la jornada de hoy el nivel pasará de amarillo a naranja, por lo que durante todo el día se esperan fuertes rachas de vientos.

En El Puerto, el fuerte temporal de levante causó ayer numerosos problemas, y si bien no hubo que lamentar ningún herido ni daños personales de consideración, sí se produjeron daños materiales y situaciones de peligro. Así, algunas de lonas ya montadas en las casetas del ecinto ferial de Las Banderas salieron literalmente volando, lo que hizo recomendable limitar el tránsito de personas por el recinto.

También fueron numerosas las ramas de árboles caídas en diversos puntos de la ciudad y algunos coches resultaron dañados al ser golpeados por contenedores de basura. El Ayuntamiento sufrió también las consecuencias del fuerte viento, al romperse algunos de los cristales que forman parte del ventanal de la fachada principal, si bien no se produjeron daños personales. También la Policía Local recibió varios avisos por cascotes en la calzada, como en las inmediaciones del restaurante Aponiente, donde se desprendió un muro.

La AMPA del colegio público Jose Luis Poullet denunció al Ayuntamiento el peligro que suponen las palmeras sin podar que hay en el centro educativo, que se están desprendiendo con el viento.

Los principales efectos del temporal de viento en Puerto Real se notaron en los múltiples desprendimientos de ramas y hojas de palmeras en dificultaron el tráfico en zonas como Huerta Pley, Avenida de Méjico o El Cartabón. La intervención de los bomberos del parque de Tres Caminos se hizo necesaria en el barrio de La Jarcia, donde una antena de televisión se desancló de la azotea de un edificio a causa del viento y a punto estuvo de caer a la calle. También fue necesario acordonar una zona de la calle Real por el desprendimiento de parte de una cornisa de un edificio abandonado.

A esas incidencias se sumó la caída de un árbol en la calle Capricornio, en la barriada de Las Canteras y algún desperfecto ocurrido en el interior de la factoría Airbús.

En Sanlúcar, los cuerpos de seguridad pública y los bomberos estuvieron en alerta durante toda la jornada ante la previsión de posibles incidentes. El Ayuntamiento informó de la caída de un árbol sobre un vehículo en la Avenida de Bajo de Guía, sin que hubiera que lamentar daños personales, y el cierre "por precaución" de la céntrica plaza de los Scouts, que recientemente estrenó un parque infantil y registra cada día la visita de numerosos usuarios.

En San Fernando, según el Observatorio de Marina, se llegaron a registrar cerca de las tres de la tarde rachas superiores a los 90 kilómetros por hora. Aún así, no hubo incidencias de importancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios