La protesta de los almadraberos en Madrid fuerza al Gobierno a negociar

  • El Ministerio trata con Bruselas la concesión de ayudas y con otros países una cesión de la cuota de atún para aumentar la capacidad española · El sector exige "un trato específico"

Comentarios 16

Más de 300 almadraberos de la provincia de Cádiz arrancaron ayer en Madrid el compromiso de la Secretaria General del Mar, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, de plantear a mediados del presente mes una propuesta para intentar satisfacer la plataforma de reivindicaciones que esgrimieron los pescadores ante la sede de la propia secretaria en una ruidosa pero pacífica protesta forzada por un encuentro suspendido por dudosos "problemas de agenda".

Al menos, la Secretaría General del Mar recibió finalmente a una representación del sector almadrabero gaditano y mostró su disposición a seguir "manteniendo contactos a lo largo de los próximos días con los sectores implicados" para plantear "medidas concretas". Esta iniciativa, según conocieron los responsables de la Organización de Productores Pesqueros y los portavoces políticos y sociales, ya ha viajado a Andalucía y está sobre la mesa de la Consejería que dirige Clara Aguilera, a la que interpelarán sobre su contenido en Sevilla.

En un día de perros, con frío y aguanieve en la capital de España, los tres centenares de almadraberos de la provincia de Cádiz, con trabajadores, empresarios y sindicatos haciendo piña, se plantaron pasadas las diez y media de la mañana ante la sede de la Secretaría General del Mar, en la madrileña calle Velázquez. Llegaron poco antes tras un viaje de diez horas largas que comenzó en las poblaciones almadraberas (Barbate, con Zahara de los Atunes, Conil y Tarifa) al filo de la medianoche.

Casi sin bajarse de los cinco autobuses fletados para la ocasión, los manifestantes gaditanos lograron que la Secretaría General del Mar aceptara recibir a una delegación almadrabera, compuesta por el alcalde de Conil, Antonio Roldán (IU); Diego Crespo, presidente de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba (OPP); Juan de Dios Muñoz Brenes, de los almadraberos, y los representantes de CCOO y UGT, Juan Pedro Moreno y Rafael Gomar, respectivamente.

La delegación gaditana se entrevistó con el director general de Estructuras y Mercados Pesqueros, Ignacio Gandarias, y dos altos cargos más del Ministerio, a los que pidieron un "trato específico" para este sector, que, con las 667 toneladas asignadas para esta campaña, se vería abocado al cierre de una o dos instalaciones. Apelan a "derechos históricos", suprimidos ya en el reparto de 2008, y no verse afectados por las limitaciones impuestas para salvar la especie porque este arte de pesca "no es masivo, y está valorado por ser el más sostenible, selectivo y el que tiene más repercusión económica y laboral". Además, recordaron la urgencia de esta solución porque las empresas necesitan conocer su futuro antes del 15 de enero para poder iniciar los trabajos de calamento.

Tras una reunión que se prolongó hasta pasado el mediodía, Moreno, con megáfono en mano, informó a los almadraberos de que la Secretaría General del Mar se había comprometido a convocar a la plataforma del sector el próximo 11 de enero para una reunión técnica el 14 ó el 15 donde formularía una propuesta concreta. Uno de los concentrados gritó entonces: "¡Que no nos engañen!". El presentante de CCOO subrayó que la plataforma no estaba buscando una solución para un año sino para un periodo "plurianual".

Acto seguido tomó la palabra el alcalde de Conil, que dejó claro a los congregados que el objetivo era claro: "El mantenimiento de las almadrabas y del empleo". Roldán calificó el encuentro con los representantes del Ministerio de "positivo" en tanto en cuanto llegaron a Madrid con "una cita anulada", e insistió en la propuesta planteada por la Secretaría General del Mar de formular "un plan concreto para más tiempo".

El primer edil conileño, que fue en único de los tres alcalde afectados que estuvo en la protesta (los de Tarifa y de Barbate, ambos del PSOE, no acudieron), destacó la necesidad de un cambio de "cuota y normativa", y defendió que "sigamos unidos y empujando" para lograr los objetivos. Los almadraberos recibieron sus palabras con un sonoro aplaudo.

En la misma línea se manifestó el presidente de la OPP-51, que explicó la propuesta de la Secretaría General del Mar pasaba por cambios normativos y financieros. Crespo indicó que el Ministerio estaba trabajando y tenía las reivindicaciones de los almadraberos como un "asunto prioritario" ante la premura de tiempo.

Por su parte, la Secretaría General del Mar anunció que "está impulsando la adopción, por parte de la Unión Europea, de medidas económicas paliativas para los sectores afectados por las decisiones de ICATT sobre la reducción de cuotas de la pesquería del atún rojo". "España apoya la adopción de medidas en el seno de ICCAT especialmente a través del refuerzo del Plan de Recuperación adoptado en la última reunión de Recife, ya que sólo la recuperación de la especie garantizará una explotación sostenible y duradera a medio y largo plazo".

Este organismo del Ministerio subrayó que tiene como objetivo "conseguir una explotación sostenible y equilibrada", y aseguró que el Ministerio "está llevando a cabo contactos con otros Estados Miembros de la UE que permitan establecer los mecanismos de intercambio de cuotas que pudieran facilitar al sector español una mayor capacidad de pesca".

"En este sentido, merece especial consideración, desde el punto de vista socioeconómico, la pesquería de almadraba, como arte tradicional, para permitir, por una parte acceder a las ayudas establecidas en el ámbito estructural y por otra una mayor flexibilidad en la gestión de sus cuotas", agregó.

Según este organismo del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, "las modificaciones aprobadas en el Plan de Recuperación para el atún rojo fueron adoptadas por unanimidad de las Partes de ICCAT en la reunión de Brasil, siguiendo las recomendaciones del Comité Científico".

Mientras sus representantes se mantenían reunidos con los altos cargos de la Secretaría General del Mar, los almadraberos no dejaron de lanzar sus consignas inflándolas con unos pitos ensordecedores. Portando carteles que dejaban claras algunas de sus reivindicaciones, como Más cuotas, menos paro en Cádiz, Cuota plurianual para las almadrabas, Los almadraberos también somos pescadores, Queremos pescar nuestros atunes, un atún de plástico fue testigo mudo de algunos de los gritos de indignación del sector: "Si esto no se arregla, guerra, guerra y guerra", "Las almadrabas no se cierran" o "Zapatero, embustero". También algunos se acordaron de las ausencias de los alcaldes de Barbate y Tarifa, Rafael Quirós y Miguel Manella, respectivamente. Los que sí estuvieron presentes, por cierto, fueron el presidente del PP barbateño, Carlos Llave, y su homónimo tarifeño, Juan Andrés Gil.

Sólo el frío (dos grados aproximadamente durante toda la mañana) y el aguanieve incesantes, que hicieron que algunos añoraran hasta las levanteras, provocaron que la protesta fuera decayendo por momentos y que algunos almadraberos mataran el tiempo dialogando amigablemente con miembros del nutrido cordón policial (hasta cuatro furgonetas de la Policía Nacional comparecieron en la calle Velázquez). En fin, una jornada de protesta que, a la espera de acontecimientos, dejó unas aguas menos turbias para el futuro de los almadraberos gaditanos.

En Andalucía, y ante la constancia de esta manifestación, la consejera de Agricultura y Pesca de la Junta, Clara Aguilera, aprovechó para reiterar su apoyo a los almadraberos y recordó que la Consejería está negociando con el Gobierno este incremento de la asignación. El objetivo de la Junta y su compromiso con los almadraberos y con los alcaldes es "mantener la actividad y el empleo".

El consejero de Gobernación, Luis Pizarro, se posicionó en el mismo sentido y abogó por una reordenación de la cuota de pesca a nivel nacional, ya que el porcentaje español también se distribuye entre los cerqueros. La postura de la Junta "siempre ha sido muy clara: la cuota es insuficiente", concluyó Pizarro.

Desde las filas populares, el presidente provincial, José Loaiza, acusó en cambio al Gobierno central y al PSOE de "engañar" al sector y aseguró que están "mareando la perdiz para no pronunciarse" ante este problema y dejarlos "abandonados a su suerte" ante el "inminente" inicio de la campaña. Por su parte, los portavoces de Pesca del Grupo Popular en el Congreso, Joaquín García y Aurelio Sánchez, exigieron a la ministra, Elena Espinosa, que garantice al sector una cuota de atún rojo "suficiente para realizar la campaña 2010 con garantías de rentabilidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios