La plantilla del servicio de limpieza comienza una huelga indefinida

  • Trabajadores y Urbaser se reunieron por la tarde sin llegar a un acercamiento · El personal no acepta la propuesta de una subida salarial del 2,3%, que la empresa llegó a subir ayer y que también rechazó

4

No hubo acuerdo entre trabajadores y Urbaser durante la jornada de ayer por lo que la plantilla del servicio de recogida de residuos y limpieza inició a las once de la noche la anunciada huelga indefinida que afectará a la ciudad mientras no se produzca un acercamiento entre ambas posturas en la negociación del convenio.

El encuentro, que se desarrolló por la tarde, sirvió para que la empresa presentara una nueva propuesta a los representantes sindicales con la intención de desconvocar el paro laboral antes de su inicio. Sin embargo, la oferta, que elevaba los porcentajes de subida salarial en torno al Índice de Precios al Consumo (IPC), según apuntaron responsables de Urbaser tras esa cita, no fue aceptada por el comité de empresa, al quedar lejos de las pretensiones económicas de la plantilla.

Por parte de los empleados no se llevó una rebaja de las mejoras salariales y sociales que solicitan para el nuevo convenio colectivo. No la hubo, como tampoco la hubo por parte de Urbaser cuando se produjo la segunda reunión de la mesa de negociación, como denunciaron los afectados. Esto originó el malestar de los trabajadores que desemboco, tras la celebración de una asamblea, en la convocatoria de huelga. En esa ocasión, la dirección mantuvo la primera alternativa que fijaba los incrementos -de salario base y pluses- en un 2,3%, que apenas crecía hasta el 3% si el convenio se ampliaba hasta cuatro años de vigencia. Una condición que de ningún modo aceptaron los representantes de la plantilla en su momento y que ha enconado las relaciones entre ambas partes.

Los trabajadores se quejan, además, de que la proposición empresarial merma considerablemente los derechos de los trabajadores, ya conquistados. Tampoco están de acuerdo en la postura rígida de Urbaser de no ampliar la plantilla, y que ellos reclaman se produzca con la relación de nombres de personas que forman parte de la bolsa de trabajo, que se creó para eliminar la tónica de los encadenamientos de contratos. Son, a su juicio, los eventuales y los de tiempo parcial quienes deben incorporarse a la plantilla. Por eso matizan su apuesta por la entrada de mujeres en el sector. Piden que se planifique, que se exista una política de integración de las féminas en este sector. Y ponen un ejemplo: se ha contratado para la recogida de playas y todo el personal es masculino. Eso es lo que quieren modificar, según sus argumentos. No sería, por tanto, una exigencia de entrada inmediata.

A las diez de la noche los trabajadores acudieron a los accesos a las instalaciones de Urbaser en el polígono de Tres Caminos. Algunos de ellos ya iban ataviados con el uniforme al haber sido llamados para cumplir los servicios mínimos establecidos por Empleo. Sin embargo, a las doce de la noche, una hora después de la salida habitual de los camiones, ninguna dotación había iniciado la actividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios