La planta gaditana de Visteon despeja su futuro hasta 2016

  • La empresa y los sindicatos CC OO y CSI-CSIF llegan a un preacuerdo de convenio colectivo que incluye una nueva cláusula de garantía de empleo y actividad

Comentarios 44

El futuro de la planta de Visteon (Cádiz Electrónica) ubicada en El Puerto aclaró ayer su futuro con un preacuerdo de convenio colectivo con vigencia para los próximos tres años que incluye además, por primera vez, una cláusula de garantía de empleo. Esta cláusula supone que la plantilla de la factoría, compuesta en la actualidad por unos 460 trabajadores indefinidos, tendrá una seguridad laboral que se alarga hasta el año 2016. Esto es así porque la empresa se compromete a seguir optando a las ofertas de mercado y porque algunos de los paquetes de productos por los que apostará Visteon -controladores electrónicos del motor- tienen vigencia hasta dentro de ocho años.

Este principio de acuerdo, suscrito entre la dirección europea de la firma (representada por su presidente, el brasileño Joao Paulo de Sousa) y los sindicatos CC OO y CSIF, será sometido a votación en una asamblea de trabajadores que se celebrará, previsiblemente, a comienzos de la semana próxima. Según explicó el portavoz de CSI-CSIF, José Antonio Rodríguez, "lo más importante es que hemos conseguido romper la barrera de 2010 -año en que expira la actual cartera de pedidos de la fábrica- y se ha apostado por la continuidad hasta 2016".

Ambos sindicatos esperan que UGT, que se desmarcó en su día de la negociación, se sume finalmente al acuerdo, según señalaron fuentes de CC OO.

Por lo demás, el convenio supone hasta 2010 una subida salarial conforme al IPC real; una mejora lineal de la paga de octubre de 420 euros para los trabajadores del turno central y de 600 para el resto de personal de turnos; un plus de bocadillo de 3,5 euros para aquellos empleados que no utilicen el salón comedor; un plus de transporte de cuatro euros y una reducción de la jornada de quince minutos.

El mantenimiento de la actividad será posible gracias a que la dirección europea de la empresa ha decidido asignar líneas futuras de producción a la factoría del polígono TecnoBahía en detrimento de Méjico y otras instalaciones de Europa del Este. La razón, según explicó el portavoz de CSI-CSIF, es que la ecuación de rentabilidad es favorable a la planta portuense gracias a su alto nivel de automatización, mejor tecnología, mayor ritmo de producción y unos costes ordinarios que se reducirán y se mantendrán fijos durante los próximos tres años. Este control del gasto permitirá a la compañía poner en el mercado una oferta de componentes competitiva que, además, deberá acompañarse de un incremento progresivo de la productividad. El objetivo de estas mejoras es que Cádiz Electrónica compense su mayor coste laboral respecto a los países del Este y consiga tener una mayor rentabilidad final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios