626 niños viven con 449 familias de acogida

  • El programa de acogimiento de la Junta de Andalucía ofrece un hogar estable a menores que se hallan en situación de desamparo y abandono

Rosell Rosell

Rosell

Comentarios 1

626 menores de edad en situación de desprotección y bajo la tutela de la Junta de Andalucía han disfrutado durante 2017 en la provincia de Cádiz de un ambiente familiar gracias al programa de acogimiento familiar de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. Estos pequeños tienen a sus espaldas una historia de desamparo y abandono. Padres con adicciones o negligentes, que no han querido o no han podido cuidar de sus hijos. Algunos de ellos no sólo han sentido el rechazo de sus progenitores. También el de sus abuelos, tíos o el de otras familias ajenas que los habían acogido en un primer momento.

El año pasado, 2.518 familias andaluzas participaron en el programa de acogimiento familiar, y 449 eran de Cádiz. De éstas últimas, 337 eran familia extensa del menor (es decir, abuelos o tíos), mientras que 112 eran familia ajena (no tenían ninguna relación sanguínea con el niño). La edad media de los cuidadores es de 49 años, según el último estudio elaborado por la Junta de Andalucía. En cuanto a su estado civil, el 75% son matrimonio, el 10%, viudos, y el 7%, solteros.

La principal diferencia entre una acogida y una adopción es que en éste último caso se parte del deseo de ser padre, tener un hijo propio. En el acogimiento, ya sea de urgencia, temporal o permanente, el menor sigue en contacto con su familia biológica a través de visitas periódicas bajo la supervisión de un profesional.

En la provincia de Cádiz, la mayoría de los menores participan en el programa de acogimiento permanente; en concreto, 411. En estos casos, los niños no pueden volver a convivir con su familia biológica aunque siguen manteniendo relación con ella. El acogimiento finaliza formalmente con la mayoría de edad del menor, aunque muchos de estos niños eligen continuar viviendo en el hogar de su familia de acogida.

Otros 215 menores han sido acogidos en Cádiz a lo largo de 2017, por otro lado, por una familia de manera urgente o temporal. "A veces se debe intervenir de forma urgente e inmediata con menores que no pueden permanecer más tiempo con su familia biológica. Gracias a las familias acogedoras de urgencia, se evita que el menor ingrese en un centro de protección hasta que encontrar una solución a su situación", explican desde la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. El tiempo máximo de estancia que se considera de urgencia es de seis meses, "sin embargo, se intenta que el menor permanezca con la familia de urgencia tan solo días o pocas semanas". Este tipo de acogimiento siempre es remunerado. La familia de acogida percibe una prestación básica de 300 mensuales y una específica de 576 euros mensuales.

Otro tipo de acogimiento es el temporal. Éste tiene un carácter transitorio. Está pensado para aquellos casos en los que se está realizando el diagnóstico de la situación familiar del menor con el fin de valorar su vuelta con los padres biológicos o para tomar una medida más estable, como el acogimiento familiar permanente o la adopción. Los menores permanecen un máximo de dos años con la familia de acogida, que recibe una prestación mensual de 450 euros.

Hay un cuarto grupo: los profesionalizados. Existe un importante número de niños con necesidades especiales psíquicas, físicas o sensoriales, con problemas de conducta o que precisan un apoyo específico tras haber sido víctimas de violencia. A ellos va dirigido este cuarto grupo, donde al menos uno de los cuidadores cuenta con una cualificación, experiencia y formación específica para desempeñar esta función. La familia recibe una prestación mínima de 576 euros mensuales. En Cádiz, el año pasado fueron 62 los niños en este tipo de acogimiento especializado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios