Golpe al narcotráfico Las organizaciones evitan aduanas y controles costeros transportando la droga por vía aérea

Una red de narcos quería operar con una flota de aviones desde Trebujena

  • La Guardia Civil detiene a 12 personas, una de ellas en Arcos, y desmantela una banda que introducía hachís en aeronaves

Comentarios 4

La Guardia Civil ha detenido a 12 personas, una de ellas en Arcos, pertenecientes a una red que utilizaba aviones y avionetas para introducir droga en España desde el norte de África. Para ello pretendían utilizar el aeródromo de Trebujena. Allí intervinieron el lunes de la semana pasada un total de tres aeronaves, que ayer permanecían precintadas en aquel lugar.

Las sospechas de la Guardia Civil apuntan a que esta organización había adquirido nuevos aviones para pasarse al tráfico de la cocaína, utilizando las rutas ya conocidas por la misma red para la introducción de hachís en el país. El cabecilla, un piloto profesional de aerolíneas comerciales, fue detenido en Madrid.

Según informaron ayer fuentes del Instituto Armado, la operación Ládano comenzó a desarrollarse en noviembre del año pasado cuando un grupo de investigación de la Guardia Civil del puerto de Huelva tuvo conocimiento de la existencia de varios narcotraficantes que estarían introduciendo hachís desde África.

Después de varias investigaciones, se pudo averiguar que se trataba de un grupo organizado que disponía de aviones y avionetas y que utilizaba aeródromos y pistas forestales de la provincia de Huelva para descargar la mercancía. Así, en noviembre se detuvo a cinco personas en Sevilla, tres españoles y dos franceses, a los que se les incautó 400 kilos de hachís.

Fruto de la documentación intervenida en esta primera fase, los agentes averiguaron que había más miembros en la organización y que habían adquirido nuevas aeronaves de gran potencia y con autonomía de vuelo para emplearlas en el transporte de cocaína. Hasta entonces sólo habían introducido hachís. Con el fin de frustrar este salto cualitativo de la organización, la Guardia Civil comenzó la segunda fase de la operación.

La intención de esta banda de narcotraficantes de utilizar el aeródromo de la localidad trebujenera para el transporte de la mercancía quedó abortada con la operación Ládano. Según informaron desde el aeródromo, las aeronaves habrían llegado en la semana del 19 al 23 de mayo y estaban pendientes aún de la documentación para volar. La actuación de la Guardia Civil el pasado lunes 26 de mayo no les habría dejado tiempo para actuar desde la zona.

La más grande de las aeronaves intervenidas en Trebujena es un avión modelo King Air 200, con capacidad para 14 pasajeros. También se precintaron un Pipper Navajo y una avioneta Cessna 206. En un aeródromo de la ciudad portuguesa de Évora se incautaron de tres aeronaves más.

La única detención producida en la provincia de Cádiz ha sido la de la persona que, según la Guardia Civil, sería el asesor fiscal de la organización. J.C.O. fue detenido en Arcos y tiene domicilio en la provincia. El cabecilla de la red sería un experimentado piloto de aerolíneas comerciales, J.G.M., con bastantes contactos y viajes al norte de África. Fue arrestado en Madrid. El resto de detenidos son J.R.M., español y lugarteniente del jefe de la banda; S.F.R., piloto colombiano; A.V.V., empleado de un aeródromo de Huelva; J.V.V., también de nacionalidad española, y una mujer en Sevilla, que colaboraba con la organización. Además, en la operación se han intervenido numerosas armas de fuego, entre ellas varias de combate, 16 coches de alta gama y dinero: unos 210.000 euros, 1.660 dólares y 250.000 pesos colombianos.

Para el total desmantelamiento de la red ha sido necesaria la participación de unidades de la Guardia Civil de Cádiz, Huelva, Sevilla y Madrid, así como del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Unidad Central operativa (UCO), todo ello bajo la dirección del Juzgado de Instrucción Número 4 de Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios