La 'guerra' de los impuestos se enfría

  • Alrededor de 250 personas asistieron a la concentración celebrada en la Plaza del Rey contra la subida de las tasas municipales · La organización reconoce que "no es la gente que esperábamos"

El calor, la escasa implicación o la falta de costumbre de echarse a la calle para protestar por algo. Sea por la causa que fuere, lo cierto es que la concentración celebrada ayer por la tarde en la Plaza del Rey no tuvo la respuesta que el Movimiento Ciudadano Contra la Subida Abusiva de los Impuestos Municipales esperaba.

Mientras la Policía Local contabilizó alrededor de 300 personas, la organización -mucho menos realista- hablaba de unas 700. Cifras aparte, el propio portavoz, Antonio Romero Toledo, reconocía que confiaban en que hubiera mucha mayor participación. "No es la gente que pensábamos", confesaba a pie de la calle Real, "Somos conscientes de que quizás sea una época mala para convocar una protesta y que la hora no ha sido la más adecuada. Pero los isleños tenemos que acostumbrarnos a salir a la calle para conseguir lo que queremos. Estamos seguros de que el próximo acto tendrá mucho mayor respaldo".

Dijo esto después de proceder a la lectura de un manifiesto con el que se dio por zanjada la convocatoria, que duró apenas una hora y que incluyó un corte de tráfico de alrededor de treinta minutos en plena calle Real.

Una vez allí, en medio de la arteria principal de la ciudad, los manifestantes, que portaban varias pancartas, entonaron varios cánticos de protesta del tipo "Manos arriba, esto es un atraco" o "Los de detrás también pueden gritar" animando a que se adhirieran a la causa los ciudadanos que pasaban por este céntrico punto y se acercaban a los protestantes animados por la curiosidad de ver qué se cocía allí. Pero el sentir y los comentarios eran generalizados: pese a las casi 10.600 firmas recogidas en contra de más subidas "abusivas" de las tasas, la protesta no había logrado acaparar la atención de los isleños. "¿Dónde está la gente?", se preguntaban algunos de los congregados, la mayoría, integrantes de asociaciones de vecinos u otro tipo de entidades y colectivos sociales. "Pues de pagar los impuestos no nos salvamos ninguno", se comentaba algunos situados en filas más atrás de las pancartas.

Otro hecho que sí se produjo fue un goteo constante de personas conforme dieron las ocho de la tarde, alcanzando su momento álgido alrededor de las ocho y media con las 250 referidas.

A las pancartas, los protestantes añadieron un coche con altavoz que han utilizado durante los últimos días para hacer un llamamiento ante la ciudadanía y conseguir más apoyos. "Los ciudadanos no tenemos por qué pagar de nuestros bolsillos la mala gestión del Gobierno local", sonaba desde el altavoz. De hecho, este vehículo llegó puntual poco antes de las ocho al lugar de encuentro, fijado frente a la casa consistorial.

A esa hora ya había algunas decenas de personas, entre ellas la directiva de la plataforma, aguardando a adoptar posiciones que, conforme pasaron los minutos, fueron avanzando hasta alcanzar la calzada de la calle y lograr cortar el tráfico. Aunque la Policía Local, y posteriormente una patrulla de la Nacional, a esas alturas había procedido ya a desviar la circulación por recorridos alternativos.

Para cuando empezaba a disolverse minutos después la manifestación, la organización hacía balance e intentaba quedarse con lo positivo, que había sido la segunda concentración (la primera fue en el mes de diciembre) y que, a pesar de la mala fecha, algunos centenares de isleños seguían comprometidos con la causa. El calendario de movilizaciones, según el movimiento, continúa abierto a la espera del debate de las nuevas ordenanzas fiscales y los Presupuestos para 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios