Un convenio permite reducir a segundos un trámite para acceder a la justicia gratuita

  • Los abogados podrán acceder a los datos catastrales, lo que evita desplazarse para demostrar que se carece de bienes

El Colegio de Abogados de Cádiz atendió el pasado año unos 25.000 asuntos por turno de guardia. Cada una de estas personas tuvo que demostrar que no tenía ningún inmueble con un certificado catastral para acceder al servicio de justicia gratuita. Desde ayer este paso se agilizará; el Colegio de Abogados, tras firmar un convenio con la Dirección General del Catastro, cuenta con un PIC (Punto de Información Catastral). Los abogados tendrán una clave con la que entrar en el sistema en Internet, introducirán el DNI del cliente, imprimirá una autorización que éste habrá de firmar y en cuestión de segundos dispondrá de la información.

No sólo el turno de oficio se verá beneficiado. Jesús Miranda, director general del Catastro, pormenorizó ayer en presencia del subdelegado del Gobierno, Sebastián Saucedo, que también en asuntos como transmisiones, linderos y similares, en los que es preciso conocer detalles sobre algún bien inmueble, se podrán obtener datos por esta vía.

Actualmente cualquiera puede acceder a los datos no protegidos de cualquier inmueble a través de la Oficina Virtual del Catastro, pero no a los protegidos, el valor catastral y el nombre de los titulares. El sistema, que el pasado año expidió 3,6 certificaciones electrónicas, permite ver la cartografía y está en constante mejora. A través de Internet también se puede comprobar la autenticidad de los certificados y las personas que disponen de firma electrónica pueden ver todos los datos de sus propiedades.

El Colegio de Abogados ahora dispone de la posibilidad de consultar la información de los 74 millones de inmuebles del país, con la excepción del País Vasco y Navarra. Como contrapartida, los abogados podrá informar de las alteraciones inmobiliarias, que serán comprobadas.

El director territorial del Catastro, Miguel Gómez, hizo ayer una exposición de cómo funcionaba el sistema, primero en Subdelegación y después en el Colegio de Abogados, donde ya está instalado el PIC. Los profesionales se interesaron por la protección de datos. El letrado tendrá que indicar para quién quiere esa información (que previamente ha debido de identificarse con su DNI) y a título de qué. Antes de mostrar los datos, la Oficina Virtual da un modelo de solicitud de la consulta, que debe firmar el solicitante, quien debe tener además un interés legítimo en obtener la información (ser el propietario, por ejemplo). La solicitud firmada queda en manos del letrado, a disposición de los controles del Catastro, que adoptará medidas disciplinarias si detecta alguno de estos papeles sin firmar. Las consultas dejan huella y el propietario de un inmueble puede conocer que alguien ha pedido información sobre su casa, por ejemplo, y pedir explicaciones, que debe darle el Colegio.

El convenio firmado ayer entre Catastro y Colegio de Abogados se enmarca dentro de uno más amplio firmado en marzo de 2007 con el Consejo General de la Abogacía Española y ya alcanza a 22 colegios españoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios