El comité de Comes decide hoy un nuevo calendario de movilizaciones

  • Los trabajadores critican que la empresa se niegue a limitar su jornada según ley tras recibir 1,15 millones de euros de la Junta para seguridad en 2005 y 2006

Comentarios 1

A sólo tres días de las próximas dos jornadas de huelga en Transportes Generales Comes, segundos sábado y domingo de Carnaval en la capital gaditana, no ha habido ni el mínimo acercamiento entre empresa y trabajadores, confirmaron a este periódico fuentes sindicales y de la dirección de la compañía. La falta de diálogo entre ambas partes es tal que el comité de empresa tiene previsto reunirse hoy para decidir un nuevo calendario de movilizaciones que podría contemplar -no lo descartan- la convocatoria de una huelga indefinida.

Ayer, la sección sindical de la Confederación General del Trabajo (CGT), sindicato mayoritario de la representación de los trabajadores, acordó exigir a las más altas instancias de las administraciones competentes a que hagan cumplir a la compañía el decreto que regula la jornada laboral en el transporte de viajeros. "Deben poner fin, de una vez por todas, a días laborales de 12 y 14 horas de trabajo, con el fin de salvaguardar la seguridad de conductores y usuarios", dijo Antonio Obregón, miembro del comité de empresa.

El mismo portavoz sindical dijo ayer que "resulta incomprensible que una empresa que recibe subvenciones millonarias de la Administración para medidas de seguridad no respete la legislación vigente en esa materia".

Si en 2006, Transportes Generales Comes recibió 343.020 euros (más de 57 millones de pesetas) para la implantación de imagen común y medidas de seguridad y equipamientos en los vehículos destinados al servicio público del que es titular la Junta, en 2005 fueron dos las ayudas por el mismo concepto, que alcanzaron los 809.570 euros, cantidades que suman un total de 1.152.590 euros en dos años (casi 192 millones de pesetas).

Julio Álvarez, director general de Comes, explicó a este periódico que esas subvenciones sólo representan en torno al 10 por ciento de la inversión de la compañía en renovación de la flota. "Para la captación de esas ayudas fue necesario desembolsar unos 10 millones de euros a través de préstamos bancarios. Eso es lo que nos permite tener una flota de autobuses con una media de antigüedad de cinco años", añadió.

La representación de los trabajadores también denunció el hecho de que entre los servicios mínimos autorizados por la Junta se establezca un trayecto diario Cádiz-Málaga, con salida a las 9.30 y regreso a las 21.15 horas, que supone una jornada de 14 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios