La ciudad se prepara para vivir dos días grandes en Bajo de Guía

  • La hermandad local intensifica su actividad con vistas a la romería entre pregones y otros actos

La ciudad donde desemboca el río Guadalquivir se prepara para vivir dos días grandes de fiesta en la orilla de su barrio turístico de Bajo de Guía, donde las barcazas harán lo propio para trasladar a los rocieros al Coto de Doñana. La hermandad sanluqueña lo hace, particularmente, entre pregones y otros actos públicos de devoción a la Blanca Paloma. Anoche mismo, se desarrolló en la calle San Jorge, donde dicha entidad tiene su sede religiosa y social, el IX Pregón de la Cruz de Mayo, que corrió a cargo del cofrade local José Luis Raposo. Este encuentro de "bendición" de la Cruz incluyó la actuación de media docena de grupos musicales rocieros.

La semana pasada se celebró en el Palacio Municipal una reunión de la junta local de seguridad para diseñar el dispositivo especial del embarque de las hermandades rocieras en lo concerniente a las competencias del Ayuntamiento. La alcaldesa de Sanlúcar, Irene García, presidió la sesión técnica, en la que estuvieron representados los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, además de técnicos de las delegaciones de Tráfico y de Infraestructuras del Consistorio, aparte del hermano mayor, Eusebio Acosta, y otros responsables de la hermandad. Los presentes acordaron, entre otras cosas, la colocación de abrevaderos para los caballos en la zona de embarque. Además, 98 agentes locales participarán en el dispositivo.

Tal y como anunció el delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, José Antonio Gómez Periñán, en la reunión del Plan Romero en la casa de la Hermandad del Rocío de Sanlúcar, esta entidad religiosa está difundiendo entre los romeros de la ciudad que la próxima semana habrá una "marea muy alta" que ha obligado a acordar una medida novedosa para cuya ejecución se requiere la "colaboración" de los peregrinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios