El 70% de los casos de gripe se ha concentrado en apenas dos semanas

  • El SAS dice que "esta situación era imprevisible" y que "nadie puede estar preparado para esto", en alusión a los colapsos en los centros sanitarios

  • La tasa llega a 716 casos por 100.000 habitantes

Una mujer pasea abrigada por la calle Consistorio la pasada semana. Una mujer pasea abrigada por la calle Consistorio la pasada semana.

Una mujer pasea abrigada por la calle Consistorio la pasada semana. / pascual

Comentarios 5

El pasado año por estas fechas la incidencia de la gripe en el área sanitaria y en el conjunto de la provincia se situaba en 167 casos por 100.000 habitantes, una cifra que contrasta con los 716 casos acumulados ya en este invierno. Desde la delegación territorial de Salud afirman que la llegada del pico de la enfermedad no sólo antes de lo esperado sino además de una forma repentina y no progresiva, como había ocurrido hasta este momento, era algo "imprevisible", un argumento con el que se trata de explicar la situación de colapso que han vivido los servicios de Urgencias y la falta de camas para atender la elevada demanda. Hay que recordar que durante la primera semana de este mes, Urgencias del hospital de Jerez llegó a registrar un centenar de asistencias más que la media habitual y un porcentaje de enfermos muy superior al normal precisó ingreso, con lo que se produjeron importantes demoras.

De los 716 casos de gripe acumulados por cada 100.000 habitantes, 150 se diagnosticaron en la tercera semana de diciembre y 344 en la última semana del año, es decir en esos quince días se concentran prácticamente el 70% de los casos de gripe. A todo ello se une que la acumulación de casos en las dos últimas semanas del año coincidiera con unos centros sanitarios mermados por las vacaciones del personal debido a la Navidad. "No estamos- asegura el jefe de servicio de Salud Pública de la delegación territorial de Salud, Andrés Rabadán- ante una gripe más grave, lo que ha sucedido es que al adelantarse el pico de la gripe a las dos últimas semanas del año ha caído en plenas Navidades y además en esas dos semanas la subida ha sido espectacular". Rabadán insiste en lo "imprevisible" de esta situación, más si se analizan las curvas de la incidencia de la enfermedad en los últimos años. "Nadie puede estar preparado para esto. Los planes de alta frecuentación de los centros sanitarios se hacen en función de lo previsible, pero nadie esperaba esa subida de casos en quince días". Habitualmente los casos de gripe empiezan a aumentar de forma progresiva y se alcanza el pico en la segunda o tercera semana de enero e incluso algún invierno el pico no ha llegado hasta principios de febrero.

La situación en el área sanitaria no difiere de la del resto de la provincia y muy poco con respecto a la comunidad autónoma, aunque la provincia no se encuentra entre las que tienen las tasas más altas de incidencia.

Desde el Servicio Andaluz de Salud (SAS) apuntan además a otra circunstancia que se ha sumado para hacer de esta nueva época de gripe 'la tormenta perfecta'. Rabadán asegura que la vacuna de la gripe recomendada como cada año por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se compone de las cepas de los tres tipos de virus que tenían más probabilidades de circular, pero no incluye precisamente otra línea del tipo B, conocida como Yamagata, que es la que se está detectando mayoritariamente. El resultado es que la vacuna esté siendo bastante menos efectiva que en años anteriores, pese a que según mantienen desde el SAS la campaña de vacunación, una medida preventiva que ha demostrado su eficacia en los grupos de riesgo de mayores complicaciones, se ha movido en similares porcentajes a los de otros años. Hay que recordar que la última campaña se inició a finales de octubre y se distribuyeron 144. 000 dosis para toda la provincia.

En la pasada temporada por ejemplo el virus predominante entre los casos diagnosticados fue el A y el subtipo H3N2, coincidente con la cepa incluida en la vacuna Este año la composición incluía una cepa A (H1N1), una cepa A (H3n2) y una cepa B pero linaje Victoria, no Yamagata.

El jefe del servicio de Salud Pública explica que además de los virus de la influenza, que son los que provocan la gripe, circulan en estas fechas otro tipo de virus respiratorios, que los pacientes pueden llegar a confundir, aunque las diferencias son importantes: la gripe comienza de forma súbita con fiebre alta, dolor de cabeza, dolores musculares, malestar general, congestión nasal y tos y obliga a guardar cama.

En la última semana se ha producido, según el SAS, una pequeña bajada de nuevos casos, pero advierte que sería apresurado confirmar que en las próximas fechas esa vaya a ser la tendencia y que la incidencia de la gripe se encuentre ya en la fase descendente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios