50 calles cambiarán su vinculación franquista

  • El propio edificio del Ayuntamiento conserva reliquias en uso como la propia mesa presidencial del salón de plenos

Comentarios 2

La avenida del Generalísimo y la de José Antonio, junto con otras 48 calles más tendrán que cambiar de nombre en Barbate para llevar a buen fin la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica.

El alcalde, Rafael Quirós ha reconocido que "este cambio es complicado sobre todo para los ciudadanos que residen en estas vías que tendrán que modificar muchos documentos y escrituras".

Hace unas semanas, Quirós presidió la reunión de una comisión que cuantificó el centenar de calles al que hay que cambiarles el nombre, intentando que algunas de ellas como "la calle Ebro, que se refiere a la batalla del Ebro, o las calles Teruel, Crucero Baleares, o Crucero Canarias suavicen el cambio de nombre porque el cambio de nomenclatura es complicado para la gente que vive en esa vía pública, ya que tiene que cambiar el Carné de Identidad, las escrituras, el registro, el padrón, Seguridad Social".

Algunas de las ideas aportadas en esa comisión es que "la calle Crucero Baleares pase a denominarse Islas Baleares, o en vez de Batalla del Ebro sea Río Ebro". Para designar estos y otros nombres, la próxima semana volverá a reunirse esta comisión y se decidirá la nueva nomenclatura de las avenidas del Generalísimo o de José Antonio, que son dos de las principales vías de comunicación del municipio.

El regidor local puntualizó que "se están buscando nombres asépticos y que tengan que ver con las profesiones que hay en Barbate, nombres que no nos lleven a ningún tipo de agravios comparativos, ni de problemas, porque creemos que no debemos crear conflictos con los nombres de las calles".

Esta medida también deberá de aplicarse en la Casa Consistorial donde aún existe un escudo franquista en la fachada principal, una cristalera en la escalera principal con la leyenda "Francisco Franco fundador de Barbate" e incluso en la mesa presidencial del salón de plenos se aprecia el escudo franquista en relieve, un mobiliario que aún está en uso.

Otra zona en la que predominan los símbolos franquistas es en la barriada de Las cunitas, donde también serán retirados los escudos existentes en los portales de los bloques de viviendas que se construyeron antes del año 1975.

Para poder realizar estos cambios, el Consistorio ha solicitado diversas subvenciones, una de ellas a la Diputación de Cádiz para sustituir entre otros cometidos la cristalera central del Ayuntamiento. Un proyecto que ha sido valorado en unos 4.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios