"La buena actuación de la Policía hizo que no se sembrara el pánico"

  • La Policía Nacional activó el protocolo de alerta terrorista en la madrugada del martes en El Puerto por una mochila sospechosa

  • Varios bares de Las Galeras fueron desalojados

Una imagen del cordón policial que se activó ayer como medida preventiva en la entrada del Parque Calderón y parte de la avenida de la Bajamar. Una imagen del cordón policial que se activó ayer como medida preventiva en la entrada del Parque Calderón y parte de la avenida de la Bajamar.

Una imagen del cordón policial que se activó ayer como medida preventiva en la entrada del Parque Calderón y parte de la avenida de la Bajamar. / d.c.

El lunes la velada transcurría como la de un día de verano cualquiera. En el centro de El Puerto había turistas y portuenses paseando por el centro y todas las terrazas de los bares y restaurantes de la avenida de la Bajamar estaban llenas, cuando un primer coche de la Policía Nacional se personaba en la Plaza de las Galeras pero nadie era consciente del por qué y pensaron que era un dispositivo haciendo su ruta habitual, al menos así lo narran algunos de los propietarios de los bares cercanos al lugar. Poco a poco fueron apareciendo cada vez más efectivos y el rumor de que una posible mochila bomba se fue difundiendo por los alrededores. Pero ni eso pudo sembrar el pánico entre las personas que se encontraban presentes.

Según comenta Francisco Javier Rodríguez, del restaurante Liba Ceballos, los motivos para que no se diera un ataque de pánico fueron "que la gente poco a poco, al ver lo que estaba sucediendo, iba pidiendo la cuenta de lo consumido de manera muy tranquila" y principalmente por "la buena actuación de la Policía. Si no llega a ser por ellos, que mantuvieron la calma y la tranquilidad, aquí se podría haber formado la de San Quintín".

La Policía fue acordonando poco a poco la zona al filo de las diez de la noche, comenzando por el pub La Cristalera y el restaurante Liba Ceballos. Luego procedió al cerramiento del Parque Calderón y los demás establecimientos de alrededor pidiendo amablemente a los encargados de cada local que desalojaran al público. "Todos los clientes colaboraron y aunque había gente nerviosa, la calma estuvo presente. Incluso en nuestra terraza se encontraba un grupo que procedía de Barcelona y una de las comensales revivió todo lo pasado hace menos de una semana. En cuanto a nosotros, tuvimos que cerrar el bar tal y como estaba, y dejar las cuentas y la limpieza para el día siguiente", señalaba Gloria Zapata, del Asador Puerta de América ubicado en la avenida de la Bajamar.

Hasta las dos de la madrugada se mantuvo activo el protocolo de seguridad de alarma terrorista cuando se procedió, gracias a los artificieros y un perro rastreador, a descubrir que la mochila sospechosa no contenía ningún tipo de explosivos. Al parecer la mochila estaba atada al mástil de la bandera de España que ondea en la plaza de Las Galeras, con un candado que dificultaba abrirla y en su interior contenía artilugios de pesca que aún no se sabe a quién pertenecen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios