"El borrador permite liberar más recursos contra el fraude"

  • El delegado de la AEAT celebra el alto nivel de solicitud de este producto en Cádiz y su fiabilidad

Hace tres ejercicios que se lanzó y ya se ha convertido en un producto tributario "esencial". El borrador de la Renta se ha revelado como una de las herramientas clave para agilizar la campaña del IRPF y para hundir más en la memoria los farragosos papeleos que había que hacer frente hace poco más de una década para cumplir con Hacienda.

El delegado de la Agencia Tributaria (AEAT) en Cádiz, Justo Estévez, se muestra convencido del importante avance que ha supuesto el borrador y celebra por ello el alto nivel de solicitudes que tiene la oficina gaditana: más de 134.000 el año pasado para un total de 320.000 declaraciones, es decir, un 42%, mientras que en la vecina Málaga, con 535.000 contribuyentes, el índice fue del 28,6%. Según Estévez, los problemas iniciales que surgieron tras su implantación, como los fallos en las referencias catastrales o incorrectas imputaciones de renta, ya se han solventado, de forma que puede considerarse que "ya está plenamente asentado y, además, tiene un altísimo grado de fiabilidad".

Pero la relevancia de esta herramienta de tributación va más allá de la facilidad o agilidad que propicia. Su incorporación a la campaña de la Renta permitirá "dedicar los recursos que se destinan a la campaña de la Renta a otras tareas, como el control del fraude, no ya del contribuyente de a pie, sino de las rentas que están ocultas", según explicó el delegado, que reconoció que la plantilla de la Delegación de Cádiz es corta, "aunque nunca es suficiente", apostilló.

En concreto, para la campaña de este año se han hecho 32 contrataciones de refuerzo (fijos discontinuos y eventuales), que, sumadas a la plantilla propia de las oficinas gaditanas, supone que el personal dedicado a este fin "no será menos de 50 ó 55 en los momentos pico de demanda". Y estos no son ya los últimos días de junio o principios de julio, como era habitual hasta los últimos años. Según Justo Estévez, la anticipación es mayor en cada ejercicio e, incluso, los mayores agobios ya se producen por la finalización del plazo, sino por otros aspectos, como la tardanza en el envío del borrador. "La incidencia y la presión es mucho mayor" en medio de la campaña y, por ejemplo, esta semana se ha llegado a atender en una jornada a 1.100 personas, cuando la media normal el resto del año es de 350 ó 400.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios