Los bares aguantan el tirón con agua mineral

  • Los hosteleros admiten que las restricciones del suministro les hubiera perjudicado aún más

Los establecimientos de hostelería de Alcalá de los Gazules se ven obligados a no utilizar el agua de la red para determinados usos que afectan sobre todo a la cocina, donde se emplea agua embotellada para los guisos. La mayoría de ellos han optado por este tipo de soluciones, si bien otros se han aprovisionado con botellas y cubos del camión cisterna que se ha apostado en el centro del pueblo para dar agua potable a la población.

Algunos hosteleros y vecinos prefieren el agua mineral por comodidad puesto que les coge algo lejos tener que ir hasta el centro cargados con garrafas para abastecerse.

Sin embargo, propietarios y camareros de restaurantes y bares reconocen que no es tan conflictiva la situación porque salvo el consumo directo del grifo, al menos se puede utilizar el agua del fregadero, algo que facilita enormemente la labor en la cocina, en especial en estos días en los que ha aumentado la clientela por el puente del Día de Andalucía. También alivia para la población en general y para los hostales en particular que no exista ningún riesgo sanitario para darse un baño o una ducha. Sí que afecta al uso de las máquinas de café que no se pueden utilizar al estar conectadas a la red de agua. "Manzanilla, té o descafeinado es lo que podemos ofrecerle a la gente", decía ayer un camarero de un restaurante alcalaíno. "También hay algún que otro valiente que insiste en tomarse un café de la máquina", añadió. Pese a todo, aún se recuerda épocas, no muy lejanas, en las que el Ayuntamiento tuvo que reducir el horario del consumo ante la falta de agua en los acuíferos que abastecen a la localidad. Esas restricciones, reconocen los hosteleros, fueron mucho más perjudiciales para todo el pueblo y supusieron numerosas molestias para los vecinos. Por ello, el Consistorio ha potenciado la conexión de la red con la Zona Gaditana con el objeto de dejar atrás esos fastidiosos cortes de agua, a los que aún temen los alcalaínos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios