"O apoyan a la Sierra, o seguiremos como cabreros aventajados"

  • El alcalde de Villamartín lanza un órdago para que se homologue la Escuela de Enfermería de Pascual, que se topa con el rechazo inicial de la Universidad

Comentarios 6

"Ha llegado el momento de que instituciones y autoridades decidan si apoyan la incorporación de la Sierra al siglo XXI o si quieren que sigamos como cabreros aventajados". Así de rotundo se mostró ayer el alcalde de Villamartín, José Luis Calvillo (PSOE), tras la negativa del rector de la Universidad de Cádiz (UCA), Diego Sales, a la homologación de la Escuela de Enfermería que la Fundación Pascual construye en Villamartín.

Calvillo, flanqueado por el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra, Alfonso Moscoso, y arropado por directores de centros educativos locales, personal sanitario y el sindicato UGT, planteó en una comparecencia pública ante los medios un órdago para que este centro universitario sea una realidad. "La Sierra no permitirá una nueva humillación", dijo.

El alcalde de Villamartín señaló directamente la postura de Diego Sales como "totalmente sectaria", encaminada a la "marginación" de la Sierra de Cádiz al rechazar la adscripción de la Escuela de Enfermería. "Supone una traición a nuestra comarca y a sus posibilidades de futuro", añadió.

Las obras de esta unidad formativa están a punto de concluir en un edificio anexo al hospital Virgen de las Montañas, en Villamartín, con una superficie construida de 14.000 metros cuadrados. El edificio será compartido con un centro de convalecencia, en el que ya se ha invertido en los últimos dos años y medio 18 millones de euros y ha generado 145 empleos directos.

Calvillo rechazó de plano los argumentos de la institución académica al decir que no existe un déficit de profesionales de Enfermería o que la distancia no puede justificar la apertura de un nuevo centro (sería el quinto después de los dos de Cádiz, el de Jerez y uno más en Algeciras).

En este sentido, el regidor socialista recordó que España se encuentra a la cola en la ratio de profesionales por número de habitantes, lo que supone un 34,2 por ciento menos que la media europea. Se apoyó en el informe del Consejo General de Enfermería. Y también reflexionó sobre la última demanda en este curso con "4.408 solicitudes para 335 plazas". Villamartín defiende este proyecto, que cuenta también con el beneplácito del pleno de la Mancomunidad serrana, por los beneficios que podría aportar en cuanto al desarrollo de la zona, no sólo en el sector de la formación y la salud, sino del empleo y la economía. "Siempre hemos estado considerados como una zona secundaria. Somos la comarca con la renta per cápita más baja de la provincia, con más número de desempleados y además, nuestros jóvenes y sus familias quieren vivir, formarse y quedarse en su territorio", recalcó Calvillo.

La Escuela ha recibido ya apoyos como los del secretario general del PSOE y presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña, o el consejero de Gobernación de la Junta, Luis Pizarro. De momento, el Consistorio serrano tiene la intención de trasladar la petición de adscripción al Consejo Económico y Social de la provincia de Cádiz, y apelar, la próxima semana, ante la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa para su intermediación.

Por su parte, el presidente de la Mancomunidad serrana, el socialista Alfonso Moscoso, fue también muy crítico con la decisión de Sales al que atribuyó la responsabilidad de que no salga adelante inicialmente la Escuela ya que "la propuesta no se ha elevado al Consejo de Gobierno de Universidades Andaluzas".

Esgrimió que los argumentos de Diego Sales son "débiles" y "rebatibles". Y puso como ejemplo el escollo de la distancia: "Tiene menos sentido una Escuela Universitaria en Jerez, con autobuses y trenes cada hora en dirección a Cádiz, que en la Sierra, con pueblos como Alcalá del Valle o Torre Alháquime, que tienen autobuses hacia Jerez o Cádiz una o dos veces al día", comentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios