Un alcalareño, mejor cocinero joven de España tras competir con otros 50 'chefs'

  • Pedro Aguilera, de 21 años, obtiene el primer premio Ciudad de Segovia por sus propuestas

Comentarios 3

El alcalareño Pedro Aguilera Jiménez se configura ya como una joven promesa de la cocina actual al ganar el primer premio del concurso Jóvenes Cocineros Ciudad de Segovia, un refutado galardón al que se presentaron 50 participantes llegados de distintos puntos de España.

Pedro Aguilera, de 21 años de edad y vecino de Alcalá del Valle, consiguió el pasado día 21 de abril llevarse el aplauso del jurado de este concurso por la elaboración de dos platos que se llevaron todos los reconocimientos. Esta joven promesa es alumno de segundo curso de la Escuela de Hostelería La Cónsula, en Málaga, y se enfrentó con su buen hacer a otros 17 finalistas de otras escuelas de hostelería asentadas en Guipúzcoa, Barcelona, Ávila, entre otros.

Al final, sus dos arriesgadas propuestas se erigieron entre las mejores. La primera consistió en ofrecer un bombón de queso y albahaca líquida, con migas crujientes de tomate. La segunda propuesta se centró en la elaboración de una dorada con costra de su piel, mahonesa de cebollina, aire de caldo de almeja azafranado y gel de gazpacho.

El jurado de este premio, organizado por la asociación de la industria hostelera de Segovia, estuvo compuesto por seis afamados cocineros de prestigio de Castilla León, quienes dieron su veredicto final. Pedro Aguilera templó los nervios durante la hora que le dejaron para producir sus dos platos premiados. Consiguió un trofeo y mil euros en metálico.

Este alcalareño asegura que su madre, Antonia Jiménez Marín, es su guía en los fogones. No obstante, sus comienzos se han forjado en el negocio familiar Mesón Sabor Andaluz, que posee la familia en este pueblo serrano. "Mi madre es mi mejor maestra", dice el cocinero, que da las gracias, también, a su progenitor José Aguilera Martínez, que se ocupa de la sala del establecimiento.

Pedro Aguilera dice sentirse un privilegiado ya que antes de finalizar sus estudios en la Escuela de Hostelería malagueña le ha llovido una propuesta laboral en un prestigioso restaurante. Terminará sus estudios en junio y para esa fecha el destacado restaurante el Tragabuches, situado en Ronda, que tiene en su haber una estrella Michelín, le ha ofrecido un puesto de trabajo en sus fogones. Este joven, que ya hizo sus prácticas en este sitio, está ilusionado por el reto.

La promesa de la cocina acaba de empezar a escribir una página en los fogones gaditanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios