El cierre del aeropuerto obliga a cancelar 115 vuelos en Sevilla

  • San Pablo abrió a última hora de ayer pero no se realizó ninguna operación y hoy no se descarta una nueva clausura

El aeropuerto de San Pablo reabrió a las 18:30 de la tarde de ayer, tras permanecer cerrado algo más de 12 horas debido a la nube de ceniza procedente del volcán islandés Eyjafjallajoekull. Aunque abrió, al cierre de esta edición, no había operado ningún vuelo desde Sevilla, indicaron fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena). De forma que se registraron 115 cancelaciones en dicho aeródromo de las 116 operaciones previstas, según informaron fuentes de Aena. Un total de 1.138 vuelos con origen o destino en España fueron cancelados ayer por los efectos de la ceniza, de las 5.174 operaciones previstas para ayer en la red de aeropuertos españoles, mientras que otras 2.489 fueron completadas, en Sevilla ninguno, explicaron desde Aena con datos de las 19:00. Uno de los aeropuertos más afectados fue el de Barajas, que canceló 246 de sus 1.286 operaciones previstas.

Desde Aena precisaron, a última hora de ayer, que la apertura del aeropuerto sevillano "no significa que puedan operar todos los vuelos que quedaban programados ya que las compañías tienen que reprogramar sus vuelos y tripulaciones por lo que habrá compañías que les de tiempo y otras que no", explicaron. Y así fue ya que finalmente no operó ningún vuelo.

El aeropuerto tenía programados para ayer 116 vuelos, la mayoría destino nacional o algunos países europeos, al cierre de esta edición habían cancelado 115. Estaban a la espera de un vuelo procedente de Madrid a las 23:45 que no se sabía si finalmente llegaría o no.

El número de afectados se sitúa en torno a 12.000, que es la afluencia de pasajeros que este aeropuerto registra de media diaria, afirmaron desde Aena. Un día de caos tanto para las personas afectadas, que tuvieron que aguardar enormes colas para que las compañías les informaran y ofrecieran alguna solución como para los trabajadores que tuvieron que atender a cientos de pasajeros, que llegaban indignados, en su mayoría.

Respecto a la previsión de hoy hay un poco de incertidumbre. En teoría, el aeropuerto permanecerá abierto y operativo en su horario normal pero, al cierre de esta edición, no se sabía si las aerolíneas podrán operar con normalidad o no, ni si la situación cambiará, "todo depende de la evolución de la nube y de las indicaciones de la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol), no sabemos si la situación cambiará", apuntaron desde Aena.

Personal de Vueling indicaba ayer a algunos pasajeros que "las previsiones para hoy son peores" por lo que era complicado que los vuelos se los cambiasen, que hoy con seguridad no podrían viajar, contó Isabel, una pasajera, desde el mostrador de facturación de Vueling.

Para hoy hay programados aproximadamente unos 120 vuelo -la media diaria-.

La nube de cenizas del volcán se desplazó ayer hacia el Este y mantiene su avance hacia la zona sur del Mediterráneo, pero que, a última hora de ayer, no parece que vaya afectar a la región levantina ni balear. Las previsiones para las próximas horas son que las cenizas avancen de forma que entren en el sureste de Francia.

Según Aena, a partir de las 20.00 de ayer se levantaron las restricciones para que los aviones entre 20.000 y 35.000 pies (de 6.000 a 10.000 metros), de forma que las compañías aéreas puedan efectuar sus trayectos con normalidad, aunque el problema reside ahora entre 0 y 20.000 pies, donde la nube se muestra más densa. Las mismas fuentes añadieron que la situación parece ser menos problemática de lo temido, aunque se mantiene una constante comunicación con Eurocontrol, que da las pautas para las autoridades aeronáuticas europeas.

Respecto a los pasajeros afectados ayer la mayoría no podrá volar hasta mañana o días sucesivos. Muy pocos lo harán hoy ya que las compañías han tenido que reorganizar y reestructurar todos los vuelos y los afectados han sido miles. Es el caso de Cristina -de Conil de la Frontera (Cádiz)- que viajaba junto a un grupo de amigos a Venecia. Lo más pronto que podrán viajar será el sábado. Por lo que ayer se volvieron a Conil y el sábado esperan tener más suerte y poder llegar a Venecia, donde iban de vacaciones.

Fuentes de Vueling e Iberia informaron que están ofreciendo a los pasajeros la posibilidad de realizar un cambio o un reembolso del importe. Desde Vueling concretaron que hasta el mediodía de ayer no van a operar 18 vuelos, nueve con origen en Sevilla, con un total de 1.130 pasajeros afectados. "Nosotros volábamos a Tenerife", explicó Marisa, quien añadió que estaban esperando para cambiar el billete para hoy, "aunque si no lo cambian, tendremos que volvernos a El Carpio (Córdoba), nuestro pueblo".

La nube afecta al espacio aéreo europeo de forma intermitente, pero intensa, desde el pasado 14 de abril, mientras las compañías aéreas españolas no han evaluado aún sus pérdidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios