ecologismo

Vuelve la huerta a La Isla

  • La asociación Bahía de Cádiz y el Ayuntamiento de San Fernando trabajan mano a mano para construir una nueva huerta en la ciudad

Restos de las instalaciones jesuitas que había en Camposoto. Restos de las instalaciones jesuitas que había en Camposoto.

Restos de las instalaciones jesuitas que había en Camposoto. / nacho frade

La Asociación ecologista Bahía de Cádiz y el Ayuntamiento de San Fernando están trabajando conjuntamente en un proyecto para construir nuevas huertas en La Isla y hacer de la ciudad un punto de referencia a nivel ecológico. La iniciativa llegó de la mano de Ismael Sánchez, que explica que "en Sevilla pude ver cómo se llevaba a cabo y pensé que era una buena idea traerlo a mi ciudad". En ese momento no pertenecía a la entidad pero ahora es responsable del área de Conocimiento y Formación y con su respaldo ha conseguido sacarlo adelante.

Una propuesta que cobra sentido cuando se recuerda que en San Fernando siempre ha existido una gran tradición de huertas familiares. Algunos ejemplos son las de Aguilar, Suraña, La Marquina o El Pedroso. Cultivos que han venido a menos con el tiempo y que han dejado de formar parte de la ciudad.

El proyecto lleva un año en desarrollo y el pasado mes de abril la asociación se reunió con la alcaldesa para tratar de llevarlo a cabo de la mano de la administración. El directivo apunta que "es una propuesta que puede resultar beneficiosa para la ciudad tanto en el aspecto social como en el ecológico". El Ayuntamiento recogió la propuesta con entusiasmo ya que piensan que va de la mano con su línea de trabajo. Desde la asociación afirman que existe una localización ideal donde se podría poner la huerta ya que es un terreno que ha sido dedicado anteriormente a estas labores y no necesitaría ser trabajado previamente. Se trata de unas ruinas de los Jesuitas que se encuentran cerca de Camposoto y que es un lugar abandonado. Sánchez afirma que"es la ocasión perfecta para revalorizar este terreno y darle de esta manera un uso práctico y ecológico".

El proyecto es bastante complejo y representará un reto tanto para el Ayuntamiento como la propia asociación el llevarlo a cabo. Consta de la construccion de una estructura en la zona para poder establecer la huerta. Este edificio se dividirá en varias zonas cada una de ellas con un objetivo diferente. Por ejemplo, la primera estaría dedicada a una huerta muse, mientras que algunas otras consistirían en huertas sociales.

La iniciativa pretende que sea una gran ocasión para que las personas que tienen dificultades y tiene que acudir a comedores sociales encuentren esta zona como un refugio donde poder cultivar sus propios alimentos. También será un espacio dedicado a jubilados y niños, para los que se realizarán labores de concienciación y aprendizaje.

En este momento se está trabajando en la redacción del proyecto. La asociación Bahía de Cádiz está ya en contactos con un arquitecto de la zona que se ha interesado en el proyecto, mientras que buscan fuentes de financiación para poder hacerlo realidad. Por su parte el Ayuntamiento está también trabajando y se ha puesto en negociaciones con la Fundación Cajasol para llegar a un acuerdo que les permita sacar adelante la iniciativa. Sánchez asegura que "a veces cuesta trabajar con las administraciones pero poco a poco lo sacaremos adelante".

Una de las grandes novedades del proyecto y que será fundamental a la hora de realizarlo es la creación en la propia estructura de un Smart Huerto. "Es una tecnología que se está usando ya en numerosos lugares y que es necesario que la implantemos aquí también", recalca Sánchez. El Smart Huerto permite que el trabajo en las diferentes parcelas sea mucho más eficaz, ayuda a optimizar el espacio y hacer un consumo responsable del mismo.

Pero este no es el único proyecto que esta asociación, que está activa en toda la Bahía de Cádiz, tiene en mente realizar en San Fernando. Uno de sus principales objetivos es el de trabajar en materia de concienciación de la sociedad civil. Ismael Sánchez comenta que "queremos crear en la gente pasión por la bahía". Para ello, piensan ralizar diferentes cursos de formación que les permitan concienciar a las personas sobre el valor y la importancia que tienen muchos de los elementos naturales que se encuentran en la zona.

Uno de los grandes problemas que este responsable de los escologistas de Bahía de Cádiz que se encuentran en su ciudad es el de el cuidado de las salinas. "Al ser construida por el hombre tiene que ser el hombre quien se encargue de su cuidado y conservación", defiende. Este es otro de los puntos sobre los que la asociación quiere hacer hincapié para convertir a La Isla en un sitio mucho más comprometido consigo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios