Villaluenga inaugura un museo sobre su preciado queso payoyo

  • El centro ha requerido una inversión de 400.000 euros y fortalece a este sector artesano

Comentarios 2

Lázaro y Ángel, dos parroquianos octogenarios, no quisieron perderse ayer detalle de la inauguración de primer museo del queso de la provincia en Villaluenga del Rosario. Tampoco sus otros dos colegas, José y Pedro, de 75 abriles, que estaban pertrechados para no perder puntada en una esquina del flamante centro etnográfico, que venderá la magnificencia del producto señero de esta localidad serrana.

Los cuatro parecían bendecir a políticos y periodistas por interrumpir la rutinaria calma de este pequeño pueblo blanco, con un censo de poco más de 500 habitantes y famoso por sus renombrados quesos payoyos.

La ocasión lo merecía: los cuatro compadres, que allí se apostaban al tímido sol de febrero, son parte esencial, como decenas de vecinos, de la tradición de este manjar gastronómico hoy aupado a la modalidad de delicattesen.

La elaboración del queso ha sido a lo largo del tiempo el motor económico del pueblo, como recordaba ayer en la inauguración de este centro el alcalde de Villaluenga, Alfonso Moscoso (PSOE). Y ya es, hoy por hoy, un reclamo turístico para esta villa, que ve cada fin de semana y durante los puentes a cientos de forasteros acercarse para adquirir este producto.

El museo ve la luz gracias a la iniciativa CulturCad, que promueve la Diputación, a través del Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico (IEDT). Para su construcción se han invertido 407.000 euros de fondos europeos.

La apuesta interpretativa invita al visitante a recorrer, a través de una serie de paneles explicativos y una sala audiovisual, el camino de la elaboración de los quesos, a partir de la leche de cabra payoya, ejemplar protegido que pasta la Sierra de Grazalema.

El edificio consta de dos plantas: una expositiva y otra dedicada a talleres para la elaboración del producto. Esta infraestructura será este fin de semana uno de los epicentros de la celebración en el pueblo de la primera feria del queso artesanal, que convocará a 17 queserías prestigiosas de Andalucía

Tradición y duro trabajo, a base de maña y manos cuidadosas, se funden en la historia de este producto. "Iba a gatas y ya guardaba cabras". "Aquí todos saben hacer queso". "En mi casa se hizo siempre: mis padres me enseñaron y yo lo he hecho con mis hijos". Frases que ayer recordaban los cuatro amigos payoyos de la tercera edad, que resumen la consolidación de esta actividad heredada de la que Villaluenga hace bandera.

Estuvieron también en la inauguración de este reclamo el delegado provincial de Turismo de la Junta de Andalucía, José María Reguera; la vicepresidenta del IEDT y diputada, María José Valencia, y el vicepresidente de la Mancomunidad y alcalde de Prado del Rey (PSOE), Fernando Pérez. Varios queseros locales alabaron esta actuación que fortalecerá sus actividades comerciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios