pUERTO REAL

Los Reyes Magos visitaron la Villa en una cabalgata que el tiempo respetó

  • Los monarcas repartieron más de 4.000 kilos de caramelos tras aterrizar el helicóptero en el Paseo Marítimo

Baltasar en la cabalgata de la ilusión de Puerto Real. Baltasar en la cabalgata de la ilusión de Puerto Real.

Baltasar en la cabalgata de la ilusión de Puerto Real. / C.P.

Puerto Real tenía ayer la mirada puesta en el cielo. No sólo porque desde él, en helicóptero, llegaban a la ciudad los Reyes Magos de Oriente. La amenaza de lluvia estuvo presente durante toda la jornada que se vivía de forma especial. La Concejalía de Fiestas, al igual que otras delegaciones de muchos municipios de la provincia, alteró los planes habituales para evitar que la cabalgata de Reyes estuviese pasada por agua. A las tres de la tarde, de forma muy puntual, los monarcas aterrizaron a en la explanada junto al Club Náutico El Trocadero entre los gritos y aplausos de los más pequeños, que aguardaban ilusionados la visita más esperada del año. Tras varias vueltas por el Paseo Marítimo, el helicóptero tomó tierra.

Melchor, Gaspar y Baltasar no pudieron tener mejor recibimiento y así lo mostraron en el mensaje que lanzaron a los niños desde el balcón del Centro Administrativo Municipal, donde fueron recibidos por el alcalde, Antonio Romero, y el concejal de Fiestas, Alfredo Charques.

Después ahí comenzaba la cabalgata de la ilusión en la calle Carretas. Abriendo el desfile, participó por primera vez la carroza de los heraldos reales, unos nuevos personajes de la Navidad que encarnaban las damas y reina de la Feria. Tras ellas, el cartero Real, la Estrella de Oriente y los tres monarcas. El desfile, que fue un poco más rápido de lo habitual, recorrió las calles del centro con un itinerario modificado. Se repitió el mismo que ya se estrenó en la cabalgata de Carnaval, con la idea de que el desfile recorriese la calle De la Plaza prácticamente al completo. Más de 4.000 kilos de caramelos se repartieron a lo largo del recorrido que, en muchos casos, fueron a parar a los paraguas que los niños llevaban en previsión de la lluvia y que sirvieron, finalmente, como "recolectores" de golosinas.

Uno de los momentos más esperados y emotivos de ayer fue el mensaje que los Reyes Magos lanzaron desde la azotea del Ayuntamiento, en la Plaza de Jesús, que finalizó con una pequeña función de fuegos artificiales y aplausos de los más pequeños, que ayer se fueron a casa a seguir el consejo de los monarcas de irse a la cama temprano, un poco antes de lo habitual, para facilitar su trabajo.

Pero la tarea de los de Oriente no acabó ahí. Tras un breve descanso empezaron las visitas a algunos de los centros asistenciales de la ciudad. La primera parada fue en la Residencia de Ancianos Joaquina de Vedruna, donde entregaron regalos a los mayores. Siguieron, también ofreciendo presentes al centro de la Asociación Asprodeme y al Hogar infantil Nuestra Señora del Rosario, de las Hermanas Filipenses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios