Recogen 91 toneladas de residuos, mientras Gibraltar niega riesgos

  • El Gobierno del Peñón subraya la "estrecha" colaboración que existe con España · La Junta de Andalucía mantiene activado el Plan Territorial Provincial de Emergencias en El Rinconcillo y GetaresLos ecologistas insisten en el peligro de la chatarra que aún contiene el buque panameño

59

El Gobierno de Gibraltar informó esta semana que sigue existiendo la posibilidad de que la sección de la popa del New Flame se hunda en el fondo del mar, como ya ocurrió en agosto con el resto del buque. En una nota de prensa, el Ejecutivo del Peñón señaló, en vista de estas previsiones, que "se han desplegado recursos adicionales como precaución". Además señala: "Los expertos en salvamento han informado al Gobierno de Gibraltar que no existe riesgo material de contaminación de aceite, dado que se ha retirado el combustible de los tanques del barco y estos han sido bloqueados".

A pesar de la ausencia de riesgo de contaminación a la que hace referencia el comunicado, las autoridades portuarias de Gibraltar y las empresas de salvamento han desplegado "todos los recursos necesarios para atender cualquier incidente de contaminación que pudiera ocurrir".

Mientras, en las playas de Getares y El Rinconcillo se han recogido ya 91 toneladas de residuos. El dispositivo en tierra del Plan Territorial Provincial de Emergencias de la Junta de Andalucía sigue activado, a pesar de que ayer por ser día festivo y, una vez limpiadas las playas, se disminuyeron los trabajos aunque se seguía en alerta, según precisaron fuentes de la Junta. Dicha cantidad de residuos, que incluye la mezcla de hidrocarburo con arena, agua, piedra y otros materiales, ha sido ya trasladada a las instalaciones del complejo ambiental de Los Barrios para someterla a tratamiento de inertización.

Los fuertes aguaceros caídos sobre Algeciras en la tarde del domingo dificultaron las tareas de limpieza de forma importante. De hecho, ese era el día en el que estaba previsto haber eliminado todos los restos llegados a Getares, pero la fuerza del torrente en la desembocadura del río Pícaro impidió a los operarios atravesarlo para trasladar las cubas de almacenaje hasta los puntos en los que se habían acopiado los residuos, informó la Junta de Andalucía en un comunicado.

Por su parte, Gibraltar indicó que el barco, "por supuesto, ya esta hundido desde agosto, y por lo tanto lo que se prevé ahora es la posibilidad de que la sección trasera también desaparezca debajo del agua". El Ejecutivo precisó que la chimenea, una cubierta y media y el puente del barco seguirán visibles a menos que el casco se moviera lateralmente sobre aguas mas profundas.

Así las cosas, el remolcador de salvamento más grande del mundo, el Fotiy Krylov, seguirá sujetando el barco varios días más, aunque se hunda la popa, hasta que esté asentado de forma estable en el fondo del mar, afirma Gibraltar, que recuerda que el barco ya está roto por dos secciones.

"Dado el interés en este asunto que existe en España, y la comprensible preocupación por parte del gobierno español de evitar cualquier contaminación de las costas españolas, las autoridades españolas ha sido informadas", asegura el Número 6 de Convent Place en el comunicado. "Ha habido, y sigue habiendo estrecha colaboración entre las autoridades de Gibraltar y España en este asunto. Agradecemos al gobierno español que hayan puesto al servicio de cualquier posible incidente los remolcadores Salvamar y Miguel de Cervantes, por si hicieran falta", manifiesta.

En cuanto a la retirada del chatarrero, Gibraltar recuerda que se prevé que esta semana la empresa aseguradora designe la empresa de salvamento que se encargará de esta operación antes de que finalice el año.

Respecto a las 42.000 toneladas de chatarra que porta el New Flame en su interior desde que colisionara el pasado 12 de agosto con el petrolero Torm Gertrud, la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, aseguró el lunes que la Junta de Andalucía no tiene noticia de que "se haya liberado", como ayer apuntó el portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción, Antonio Muñoz, que señaló que el buque está "expulsando restos de chatarra" a los fondos marinos. En declaraciones a Canal Sur Radio recogidas por Europa Press, Naranjo recordó que la Junta mantiene activado desde el pasado sábado el Plan Territorial de Emergencias, "con 59 personas en las playas de Getares y El Rinconcillo, tractores y un helicóptero que vigila permanentemente la zona para determinar si hay nuevos escapes de hidrocarburo o no y prestar apoyo a las tareas de limpieza".

Preguntada por la situación de la chatarra almacenada en el buque, señaló que "no tenemos ningún medio para conocer cómo se encuentra ni dónde está", de forma que sólo apuntó que "en la costa no hay chatarra, ya que ni siquiera tenemos noticia de que la que está en el interior del buque se haya liberado". "Lo que estamos divisando en los vuelos de reconocimiento son algunas manchas de hidrocarburo aceitoso, que han llegado a la playa y hemos limpiado", apuntó Naranjo. Además insistió en que la Junta estudia "qué posibilidad jurídica hay para pedir responsabilidades" a las autoridades del Peñón por su "inacción".

Greenpeace y Ecologistas en Acción solicitaron esta semana información detallada sobre los materiales que contiene aún el barco New Flame, encallado en la Bahía de Algeciras desde agosto pasado, y exigieron al Gobierno español que tome cartas en el asunto. En sendos comunicados, las dos organizaciones ecologistas exigen a España que asuma su responsabilidad de impedir la contaminación derivada del hundimiento del buque chatarrero, y adopte medidas para asegurar la extracción de todo su combustible.

A juicio de Greenpeace, el hundimiento del buque ha sido un episodio caracterizado por la falta de transparencia e inactividad de las administraciones: "de hecho, a día de hoy, se desconoce la procedencia y naturaleza específicas" de sus 42.000 toneladas de chatarra. La envergadura del impacto ambiental que podría causar el carguero depende "en gran medida" de la composición de su carga. Según Greenpeace, "no se puede seguir permitiendo que Gibraltar actúe al margen de la legislación comunitaria y siga permitiendo prácticas tan arriesgadas para el medio ambiente sin aplicar medidas que impidan la repetición de estos sucesos en la Bahía de Algeciras".

Por su parte, Ecologistas en Acción apuntó como causa del suceso la "negligencia" del Gobierno de Gibraltar. Para el colectivo, "lo realmente peligroso es el impacto de la chatarra que se está depositando en el fondo marino". Debido a las corrientes marinas, los residuos que se depositan en el lecho marino "se esparcirán por el litoral andaluz, extendiéndose la destrucción medioambiental y el riesgo para las personas", precisan. "Lo que tiene que hacer de una vez Gibraltar es sacar a la luz pública un informe en el que se detalle el tipo de chatarra que contiene el barco", según los ecologistas.

El portavoz de Verdemar, Antonio Muñoz, aludió a un caso ocurrido en una bahía de Japón, "donde hubo un siniestro de estas características, derramándose aluminio al fondo del mar" lo que, según explicó, comenzó a generar "importantes problemas a los 20 ó 30 años" y lamentó que "aquí pueda suceder igual".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios