Ratificadas las penas por la lancha que llegó con hachís y 120 kilos de cocaína

  • El caso mostró la nueva ruta de la coca colombiana a través de Marruecos y Cádiz

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz que el pasado marzo condenó a penas de 9, 10 y 14 años de prisión a cuatro participantes en el transporte de un alijo con cocaína y hachís que cruzó el Estrecho en una lancha interceptada en Chipiona en julio de 2004. El caso ilustró cómo se cumplía un cambio anunciado unos cuantos años antes por algunas personas que conocían muy de cerca el negocio del tráfico de drogas en la provincia de Cádiz: los traficantes colombianos iban a comenzar a usar las rutas e infraestructuras de los traficantes de hachís y la cocaína entraría en Europa vía Marruecos a través de la costa gaditana.

Sólo uno de los cinco procesados en la causa se ha librado de las penas considerablemente más altas con las que el Código Penal castiga el tráfico de cocaína. La sentencia mantiene los cuatro años de prisión para un acusado que participaba en la descarga del alijo porque, argumenta, creía que todos los fardos que transportaba la lancha contenían hachís.

Por contra, a L.B., marroquí, el tribunal le impone 14 años de prisión porque considera que era uno de los jefes de la organización de narcotraficantes que puso en marcha la operación. A otros dos procesados los condena a 9 años de cárcel y otro más, a 10 años. Todos ellos sabían que el transporte incluía cuatro fardos que simulaban llevar también hachís pero que contenían 115,6 kilos de un cargamento de cocaína que había llegado a Marruecos en junio de 2004.

La investigación del caso fue realizada por agentes de la Udyco, quienes detectaron una organización que se dedicaba al tráfico de hachís, según relata la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz ratificada por el Tribunal Supremo. Tras obtener autorización judicial, la Policía pinchó varios teléfonos de los investigados, lo que le permitió seguir sus pasos y comprobar cómo el procesado L.B. contactaba con H.H., un colombiano que luego fue detenido en esta misma operación pero que se encuentra en rebeldía.

L.B. y H.H. comenzaron entonces a preparar la recepción, vía Marruecos, de una importante carga de cocaína procedente de Colombia. Ya con la cocaína en territorio marroquí, el 20 de julio de 2004 se produjo el primer intento de transportar el alijo. Fracasó porque los traficantes detectaron la presencia de policías en una playa de Costa Ballena a la que iba a llegar la lancha.

Al día siguiente hubo un segundo intento que también resultó frustrado, esta vez por la avería de uno de los motores de la embarcación. Por fin, el 27 de julio la lancha cruzó el Estrecho y puso rumbo a la playa de las Tres Piedras, en Chipiona. Un helicóptero localizó la embarcación a unas ocho millas de la costa. Eran las cuatro menos cuarto de la madrugada. Poco después, la semirrígida arribó a la playa y al menos ocho personas que esperaban el cargamento empezaron a descargar fardos.

La mayor parte de los porteadores huyeron cuando llegó al Policía. Además de la cocaína, la lancha transportaba una tonelada de hachís.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios