"Potenciaremos marcas que estaban en régimen de abandono, podemos y sabemos hacerlo"

  • Luis Caballero Florido cierra una operación que le proporciona contar con jerez de alta gama

El presidente del Grupo Caballero, Luis Caballero, el hombre que relanzó Lustau e hizo de la firma un ejemplo en la exportación, se mostró ayer a este periódico "muy satisfecho" con un proyecto que el Grupo considera "ilusionante": ampliar el portafolio de Lustau con marcas de 'jerez premium'. Horas después de cerrar la operación de compra de las primitivas marcas de Domecq, Luis Caballero -quinta generación de dirigentes de una empresa fundada por un gallego- fue muy claro al decir que "nos hemos hecho con unas marcas que se encontraban en régimen de abandono. Domecq no tuvo la culpa, fueron esos bandazos en la propiedad y cambio de manos lo que provocó que marcas tan importantes como ésas fueran un tanto olvidadas. Tienen un gran potencial de crecimiento. Se lo merecen. Podemos y sabemos cómo hacerlo. A Jerez le hacía mucha falta". Caballero reconoce que algunas de las marcas adquiridas a Osborne pueden contar con un consumo muy restringido, "pero tienen un mercado muy claro que va en aumento. Al amparo de Vega Sicilia y otras marcas de primera calidad de Lustau, es posible potenciar estas marcas en mercados como Estados Unidos, Asia e Inglaterra, donde, no lo olvidemos, La Ina ha sido y es un jerez muy consumido".

El origen del Grupo Caballero se remonta a siglo y medio atrás. En 1990 se hizo con las bodegas Lustau, que se traslada en 2003 al antiguo complejo bodeguero de Harveys en calle Arcos. Uno de sus mayores éxitos fue la creación de un consorcio de ventas que une a Lustau a otros dos grandes productores de vino españoles: Vega Sicilia y la Rioja Alta. Produce vinos de jerez, ponches, brandies y vinagre, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios