Ruptura del bipartito en el ayuntamiento de san fernando Crisis de gobierno

El PA isleño asume el Gobierno en minoría en un año decisivo para su futuro

  • De Bernardo emprende la reestructuración del Gobierno municipal que tendrá que acabar el mandato · PP y PSOE insisten en apoyos puntuales para temas de interés ciudadano

Comentarios 8

Solos. Como en 1998 y como en 2003. El Partido Andalucista isleño sabe lo que es gobernar en minoría y ahora, una vez consumada la ruptura del pacto suscrito en 2007 con el PP, se dispone a afrontar una nueva etapa en solitario.

Claro que ni en 1998 ni en 2003, el PA tuvo que hacer frente al desgaste que suponen las repercusiones políticas del robo millonario perpetrado en la caja municipal, el asunto que, al menos según la versión de los populares, ha llevado a la muerte del Bipartito. Y el desfalco seguirá siendo el protagonista de la vida política isleña durante mucho tiempo todavía. Es más, el informe definitivo de la Cámara de Cuentas sobre la gestión económica del Ayuntamiento está a punto de hacerse público. Y previsiblemente confirmará los datos negativos que hasta ahora se han podido conocer del documento: otra tormenta que el alcalde, Manuel de Bernardo, tendrá que lidiar a escasos días de la ruptura del pacto con el PP. Y esta vez, solo.

Para los andalucistas, el reto es múltiple. No sólo se trata de sobrevivir, de hacerse cargo de la gestión municipal de la mejor manera posible durante un año a la espera de la llegada de las elecciones de 2011. Se trata también de intentar mantenerse entre las fuerzas políticas más votadas y de intentar que el robo de la caja les afecte lo menos posible en los resultados de los próximos comicios. Se trata, para el PA, de demostrar que su credibilidad en nada se ha visto dañada porque siempre han actuado correctamente.

Y se trata también de afrontar los retos del Bicentenario, de continuar con el 2010, con los actos programados para la celebración del Bicentenario de las Cortes y de acabar las actuaciones iniciadas para la recuperación del patrimonio, como la Iglesia Mayor o las baterías del Puente Zuazo.

El PA tiene a su favor que las grandes actuaciones planteadas para este mandato ya están en marcha o tramitándose. En palabras de De Bernardo, "la ciudad está en marcha, las obras se están haciendo y todo va andando". El discurso andalucista insiste en el proyecto transformador en el que La Isla está sumida desde hace ya varios años: el tranvía, las nuevas conexiones, la vía férrea y las nuevas estaciones, las actuaciones para la recuperación del patrimonio... Una transformación que, según el alcalde, se completará en los próximos años y que supone una enorme inversión -hasta 300 millones de euros, afirma- que vienen a demostrar también la capacidad de gestión de los andalucistas al frente del Gobierno local y su capacidad de diálogo y entendimiento con otras administraciones, de las que evidentemente procede el grueso de las inversiones.

"El robo de la caja está ahí, es cierto, pero hay 300 millones de euros de inversión gestionándose", afirma el regidor isleño.

La salida de los populares del equipo de gobierno iniciará una nueva etapa política que caracterizará el final de un convulso mandato y que obligará a De Bernardo y a los suyos a buscar apoyos puntuales para sacar adelante proyectos y actuaciones. En este sentido, el alcalde recogió el guante que el día antes le tendieron tanto socialistas como populares: "Confío en las declaraciones que tanto PP como PSOE han realizado ofreciendo su apoyo a los temas de interés de la ciudad y me encargaré de que estén siempre presentes porque el PA va a buscar siempre el mayor consenso posible", dijo.

Uno de los temas de ciudad prioritarios para el Gobierno en minoría de De Bernardo será la aprobación definitiva del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) durante el año que resta de mandato. Un asunto que el PP, al frente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, no ha conseguido zanjar en tres años y para cuya aprobación -prevista a corto plazo- los andalucistas buscarán el apoyo tanto de sus antiguos socios de gobierno, los populares, como de los socialistas. La Isla, entienden, no puede permanecer más tiempo paralizada porque no tiene aprobado el PGOU.

En la misma línea se encuentra el polémico PEPRICH, el Plan Especial del Casco Histórico. La revisión del catálogo está en fase de alegaciones y su tramitación está a punto de finalizar. Aquí, un documento que los populares han trabajado especialmente, se espera contar con el apoyo del PP.

Ya ayer, tras el torbellino político que en la jornada del viernes ocasionó la ruptura del pacto con los populares, De Bernardo anunció que preparaba el nuevo Gobierno de la ciudad y que, a lo largo de la mañana, se habían mantenido a tal efecto diversos encuentros con miembros del equipo de gobierno y con la dirección del Partido Andalucista.

"Se trata de reuniones de trabajo encaminadas a la nueva ordenación del equipo de gobierno y las funciones en las distintas áreas de gestión del Ayuntamiento, delegaciones y organismos autónomos municipales", explicó.

Desde Alcaldía -aseguró- se han dado instrucciones para el normal funcionamiento y desarrollo de las delegaciones municipales que el propio De Bernardo ha asumiddo directamente mientras aborda la reestructuración del Gobierno municipal que se encargará de afrontar el último año del mandato. Durante la próxima semana, explicó el regidor, se mantendrán nuevas reuniones con los responsables técnicos de esas áreas de cara a "impulsar los proyectos y programas iniciados, la prestación de los servicios públicos y la planificación del calendario de actuaciones de esta legislatura".

De Bernardo, en este sentido, afirmó que ha "analizado y comprobado" la "plena normalidad en la actividad y la gestión municipal". "Ahora -dijo- el objetivo es impulsar esa actividad y establecer las mejores condicionespara el funcionamiento de la administración".

La nueva situación política llevó también a que el PSOE convocara una reunión de la comisión ejecutiva local, su máximo órgano director, en la que se analizó la ruptura del Bipartito.

Al hilo de las declaraciones realizadas el día anterior por su portavoz, Fernando López Gil, los socialistas censuraron duramente la "actitud ventajista" de los populares. "No sólo no han consguido sacar adelante ni uno solo de sus proyectos electorales sino que, además, ha desarrollado una pésima gestión al frente de sus competencias municipales", afirmaron los socialistas. "Han dejado en evidencia la falta de principios políticos así como el deseo por mejorar el bienestar de la ciudadanía", sostuvo la comisión ejecutiva en un comunicado emitido tras la reunión extraordinaria de ayer.

En ese encuentro del PSOE también se aprobó una cuestión clave que el día antes había adelantado el propio López Gil, la de "apoyar puntualmente, sin convenios generales, coaliciones o pactos, el desarrollo de aquellos asuntos que reclaman de manera urgente la ciudadanía, tal y como de manera responsable hemos venido realizando desde nuestro lugar en la oposición municipal". Ese ofrecimiento, sin embargo, no es un impedimento para que los socialistas continúen exigiendo dimisiones en el Gobierno local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios