El Marco quiere aprovechar la nueva OCM para tener otro plan estratégico

  • Se ve como la fórmula ideal para ordenar temas como el previsible arranque de viñedo · De las aproximadamente 1.000 hectáreas que podrían 'desengancharse', unas 200 son de las bodegas

Viticultores y bodegas del Marco de Jerez han comenzado a estudiar cómo sacar el máximo partido a la nueva Organización Común del Mercado (OCM) del vino, que está pendiente de sus últimos trámites y que en el plazo aproximado de dos meses podría estar definitivamente aprobado para entrar en vigor en 2009. El sector quiere mantener próximamente un encuentro con la Consejería de Agricultura para recabar toda la información disponible y exponer, de alguna manera, cuales son las primeras previsiones que baraja el sector (Fedejerez, sin ir más lejos, abordó este tema en su última ejecutiva, celebrada esta misma semana).

De hecho, hay varias voces en el sector que hablan de la posibilidad de establecer un nuevo plan estratégico a partir de las líneas de ayudas que prevé la nueva OCM, tanto por lo que se refiere a las ayudas comunitarias como a las de los propios Estados (y comunidades autónomas), que ahora pueden ser para aspectos mucho más amplios que con la OCM antigua, que ahora concluye (anteriormente sólo se permitían para promoción y poco más).

El Marco de Jerez tuvo su último plan sectorial entre 2002 y 2005, con unas aportaciones de la Junta de unos 6 millones de euros. Ese plan no cubrió objetivos, ya que el desfase entre oferta y demanda se mantiene, entre otros motivos por la continua bajada en las ventas que se ha producido a lo largo de la década.

Por cierto, que uno de los temas que más interés ha suscitado en el Marco es el de las ayudas por arranque de viñedo, un tema que, precisamente, deberá discutir de manera forzosa con la Administración autonómica, siempre remisa a favorecer el arranque de viñedo, ya que en los últimos años de alguna manera lo ha considerado "patrimonio andaluz".

Según las primeras estimaciones de las organizaciones sectoriales, los agentes del Marco estudian 'desenganchar' unas 1.000 hectáreas (el Marco cuenta ahora con cerca de 10.500), aunque nadie quiere 'pasarse' y por eso se habla ya de un plan sectorial. Llama la atención que unas 200 de esas hectáreas correspondan a bodegas, ya que son varias las casas que han expresado su deseo de arrancar viñedo. Aunque es una medida que puede parecer chocante, básicamente obedece a los actuales precios: el precio de la materia prima es tan bajo (y no hay a medio plazo perspectiva de que tenga un crecimiento importante) que las bodegas interesadas parten de una estrategia en la que pueden perfectamente aprovisionarse de uva y/o mosto sin necesidad de ser ellas las que asuman la gestión del viñedo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios