Sus Majestades de la serranía

Los Reyes Magos llegaron ayer por la tarde a un puñado de pueblos de la Sierra con un día de antelación para esquivar las previsiones de lluvia que se ciernen sobre la jornada de hoy. Y los más pequeños se lo agradecieron como mejor saben hacerlo: cargando en sus ojos toneladas de ilusión. Arcos, Bornos, Espera, Algar, Prado del Rey y El Bosque recibieron con sus mejores galas a sus Majestades de Oriente, que protagonizaron las cabalgatas serranas.

En Arcos, la plaza de la Caridad era, sobre las cinco de la tarde, el eje central de las miradas, hora en la que se iniciaba el itinerario de los Reyes Magos, que estuvieron acompañados en la cabalgata por un séquito cargado de ilusión, que se abrió con la música de la banda de cornetas y tambores de la Hermandad de las Tres Caídas. Momentos mágicos para grandes y pequeños que no quisieron perderse ningún detalle de los motivos que decoraban las nueve carrozas que componían el desfile. Para esta ocasión, el Ayuntamiento de Arcos había hecho acopio de 9.000 kilos de caramelos para endulzar la noche más mágica, además de disponer de 15.000 balones y 7.000 juguetes que se repartieron durante el recorrido.

También, Melchor, Gaspar y Baltasar se asomaron a las localidades de Bornos, Espera, Algar, Prado del Rey y El Bosque, donde repartieron magia e ilusión a las cientos de personas que se congregaron en los puntos de los itinerarios.

Sus majestades tienen previsto llegar hoy hasta otros municipios de la Sierra para cumplir con la tradición de protagonizar las cabalgatas. En Grazalema, el desfile saldrá a las cuatro de la tarde, adelantándose varias horas del horario normal. La comitiva acortará su recorrido. Saldrá desde la Plaza de España y subirá por calle Las Piedras y Nueva hasta llegar a Los Corrales para bajar por Doctor Mateos Gago y calle José María Jiménez. El Consistorio ha decidido que a las cinco y media de la tarde se produzca la tradicional recepción de los Reyes Magos a los niños y familiares en el pabellón municipal cubierto El Olivar, donde se producirá tanto la adoración del Nacimiento como la entrega de los regalos.

En el caso de Villamartín, el Ayuntamiento quiere agotar todas las posibilidades de que la cabalgata se pueda disfrutar esta tarde del 5 de enero como marca la tradición. Si la lluvia lo impidiera, se trasladaría la cabalgata a mañana o al domingo, en el peor de los casos. Junto con al tradicional desfile, está planificada la tirada de juguetes desde el balcón del Ayuntamiento y el lanzamiento de fuegos artificiales. Además, habrá música en la plaza del pueblo y un flashmob.

En Ubrique, la cabalgata se adelanta hoy a las cuatro de la tarde ante la previsión de lluvia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios