La Junta aprueba el decreto de golf y abre una compleja tramitación de proyectos

  • "Hemos acertado con esta moratoria encubierta para separar el grano de la paja", admite Gaspar Zarrías

El Consejo de Gobierno de la Junta aprobó ayer el decreto que regula las condiciones de implantación y funcionamiento de los campos de golf en Andalucía. La normativa, que queda a expensas de su publicación en el BOJA (Boletín Oficial de la Junta de Andalucía), sólo permitirá la construcción de viviendas en los campos de golf de primera categoría, diferenciados por sus condiciones medioambientales y su calidad de juego. Estas iniciativas serán reconocidas como de interés turístico para Andalucía.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo, el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías defendió la normativa como "vanguardista, pionera y única" en España, y avanzó que permitirá vincular el sector del golf en la región con la "excelencia".

Zarrías valoró el consenso entre la Administración y los agentes sociales en torno al decreto después de varios años de trabajo, y admitió que la demora de la normativa ha estado provocada por una "moratoria encubierta" de la Administración, según las declaraciones recogidas por Europa Press: "Hemos acertado con esta moratoria encubierta para separar el grano de la paja".

El principal problema del decreto aprobado ayer es que establece una compleja tramitación para los proyectos de interés turístico, tal y como han advertido la CEA (Confederación de Empresarios de Andalucía) y Promotur (Asociación de Promotores de Turismo Residencial y Deportivo de Andalucía). El proceso de valoración de una iniciativa y su posterior articulación en los planes subregionales de ordenación del territorio (POT) y en los planeamientos locales se prolongará durante más de tres años, y siempre que los trámites se acometan con agilidad, según las previsiones empresariales.

Los campos de golf que ya existen en Andalucía tendrán un plazo de dos años para adaptarse a los parámetros que establece el decreto sobre usos hídricos, con la prohibición del agua apta para el consumo humano, y, siempre que sea factible, al resto de exigencias técnicas. La CEA advirtió ayer de que «la realidad se impondrá a la norma» en este plazo de adaptación. "Hay campos que, por el montante de la inversión y por la complejidad del proyecto, requieren de un período más largo de adaptación», indicaron fuentes de la CEA a Europa Press.

El sindicato UGT adelantó que no dará su visto bueno a los proyectos de interés turístico que no incluyan la construcción de un hotel, exigencia que ha quedado descartada en el texto final.

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, criticó que con los campos de golf "se ha mareado mucho la perdiz" y confía en que, con el nuevo decreto, se acabe la "arbitrariedad" de la Junta en la aprobación de proyectos.

Más de un centenar de iniciativas residenciales y de golf en Andalucía -una veintena de ellas, en la provincia de Cádiz- están preparadas para empezar su tramitación al abrigo del nuevo decreto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios